Los mercados financieros no pueden ser un laberinto en el cual los inversores se muevan a ciegas, arriesgando su capital. Antes de tomar decisiones de inversión, deben contar con información confiable. Las empresas que colocan sus instrumentos financieros en los diferentes mercados están obligados a la divulgación de la información financiera relevante. Esto significa que un inversor puede conocer la realidad financiera de una compañía antes de acceder a productos financieros de ella. Claro que, conocer el estado de una empresa no asegura el éxito de una inversión, pero sí puede evitar muchos dolores de cabeza. En este artículo le contamos la importancia de la divulgación de la información financiera y por qué los reguladores son estrictos con ella.

¿Qué significa la divulgación de la información financiera?

¿Usted compraría acciones de una empresa sin saber cuál es su realidad financiera? Suponemos que la respuesta será un no rotundo. Una decisión de inversión no puede estar basada en la intuición. Antes de tomar posiciones en activos financieros, un inversor querrá conocer cuales son las fortalezas y debilidades del emisor. No importa si se trata de valores de capital o títulos de deuda. De allí nace la importancia de la divulgación de la información financiera de todas las compañías que intervienen en los mercados.

La mayoría de los países cuentan con legislaciones que obligan a las empresas a difundir información relevante. El objetivo es colocar a todos los inversores en igualdad de condiciones en el mercado.

En el caso de Estados Unidos, la necesidad de la divulgación de la información financiera surgió luego del crack bursátil de 1929 y la Gran Depresión. Dos leyes emanadas del gobierno federal:

  • Securities Act de 1933
  • Securities Exchange Act de 1934

En aquellos años, se concluyó que una de las causas que llevó a la explosión del mercado de valores en EE. UU. fue la falta de transparencia en la información.

La divulgación de la información financiera es un requisito indispensable que exige la SEC para emitir instrumentos financieros. Por otro lado, las empresas que cotizan en el mercado de valores están obligadas a presentar su reporte de ganancias de manera periódica.

Leyes complementarias

Pese a las regulaciones y las leyes existentes, la falta de transparencia en la divulgación de la información financiera continuó dando lugar a escándalos.

En 2001, se conoció el mayor fraude en la información financiera. La compañía de electricidad y gas de Estados Unidos, Enron, fue acusada de fraude financiero. Los accionistas perdieron más de 11 mil millones de dólares cuando las acciones se desplomaron de $ 90 a $ 1. Junto con Enron, se hundió la firma Arthur Andersen, responsable de las auditorías contables de Enron.

Luego de la quiebra de Enron, fue el turno de WorldCom. Una de las mayores empresas de telecomunicaciones de Estados Unidos. La firma, en 2002, fue acusada de fraguar sus ingresos reales. La caída de WorldCom provocó un derrumbe de los índices Dow Jones y Nasdaq.

Fueron estos acontecimientos los que apuraron la sanción de una ley que se conoce como Sarbanes Oxley. La ley profundiza los alcances de la supervisión gubernamental respecto a la divulgación de la información financiera.

Los alcances de la divulgación

Una de las mayores preocupaciones de la Comisión de Bolsa y Valores es el uso de información privilegiada. Los directivos de las empresas disponen de información que no está en poder de los inversores individuales. Esto puede crear una situación de desventaja.

Supongamos que una compañía debe presentar su informe trimestral de ganancias. El mismo mostrará una caída en los ingresos y perspectivas en baja para el próximo trimestre. Se espera que cuando se publique el informe, las acciones en el mercado de valores caigan. La SEC trata de evitar que quienes tengan acceso de antemano a esta información, puedan utilizarla en beneficio propio. Por ejemplo, vendiendo sus acciones antes de que se conozcan los resultados.

Luego de una IPO, los fundadores, directores y suscriptores tienen un período de bloqueo. durante ese plazo no pueden comprar ni vender acciones. el objetivo es que se valgan de información privilegiada para su propio provecho.

No solo las empresas que cotizan en el mercado de valores están obligadas a la divulgación de la información financiera. Las empresas de corretaje, la banca de inversión y los analistas financieros también deben hacerlo. Los funcionarios de los bancos de inversión deben difundir sus finanzas personales.

La divulgación de la información financiera y el mundo real

La pandemia de covid-19 que afecta a todo el mundo es un “banco de pruebas” para ver cómo se comportan las empresas.

Una de las primeras en sostener que sus finanzas se verían afectas fue Apple Inc. A mediados de febrero de 2020, procedió a la divulgación de la información financiera, señalando que los ingresos del próximo trimestre se verían afectados. En ese momento, Apple solo pensaba en la afectación de la cadena de suministros en China.

Con referencia, también a la pandemia, las empresas de aviación se vieron obligadas a divulgar sus proyecciones de cómo se vería afectado el negocio.

La correcta divulgación de la información financiera es un punto a favor de los inversores. si usted desea convertirse en trader, uno de los secretos es saber leer correctamente esa información. La Escuela de Trading de Club de Capitales lo capacita para intervenir de manera profesional en los mercados financieros. lo invitamos a conocer nuestros programas de formación.