¡Increíble! Quizás sea esa la expresión más usada por los traders de Wall Street por estos días. Las acciones norteamericanas parecen haberse subido a un torbellino de subas y bajas que, para algunos analistas, resultan incomprensibles. Pero, las acciones y su precio no es más que el resultado del movimiento de los inversores. Los días “locos” que se están viviendo en Wall Street reflejan de manera extraña el sentimiento del mercado. Los indicadores bursátiles han pasado por todas las instancias en tan solo tres días de operaciones.

La extraña navidad de Wall Street

Aún quedan tres jornadas para finalizar 2018. Pero, estamos en condiciones de afirmar que esta semana será recordada por todos los operadores de Wall Street. Mínimos y máximos fueron pisoteados en tan solo 24 horas.

Todo comenzó el lunes 24. Mientras la mayor parte de la población se preparaba para la cena navideña, los inversores ponían todo su empeño en deshacerse de parte de sus tenencias en acciones. los indicadores bursátiles comenzaron a medir en rojo y el S&P 500 llegaba a un mínimo en varios años. Antes de las celebraciones, el índice caía un 2,71%. En el retroceso fue acompañado por el Dow Jones y el Nasdaq que cayeron un 2,91% y un 2,21%, respectivamente.

De esta forma, los inversores expresaban todos sus temores a una caída en las ganancias corporativas como resultado del freno en la economía mundial y la guerra comercial.

La vuelta a los mercados y un repunte increíble

Con las celebraciones de navidad finalizando y el receso concluido, los inversores retornaron al ruedo. Y ocurrió algo impensado, una compra masiva de acciones empujó los índices bursátiles en Wall Street a niveles históricos.

El S&P 500 cerró la jornada del miércoles con un alza del 4,96%. Por su parte, el Dow Jones subió un 4,98%, y el Nasdaq lo hizo un 5,84%.

Hay que remontarse muy atrás para ver un rally de tanta importancia. La última vez en que los tres principales índices bursátiles de Wall Street superaron el 4% fue en 2011. Los datos robustos del consumo podrían haber actuado como impulsores de estas subas.

La jornada del miércoles fue la primera en la historia del S&P 500 que el 99,8% de las acciones terminaron de forma positiva. La única compañía en retroceder fue la minera Newmont Minig Corp.

¿Se revierte la tendencia?

Así como las razones verdaderas para semejante rally de acciones en Wall Street no están del todo claras, el jueves aparece con una tendencia a la reversión. Los futuros de acciones norteamericanas se comercializan todos en baja.

Los contratos para el Dow Jones se suscriben un 1,53% abajo. En tanto, para los del S&P 500, la baja es del 1,44%. Los futuros han seguido de cerca el comportamiento de las acciones europeas. Este jueves, el Stoxx Europe 600 retrocedió un 0,91%, empujado por una caída en las mineras.

¿Existe una lógica en todo esto? Seguramente que sí. Pero, esa lógica se encuentra en el sentimiento de cada uno de los inversores de Wall Street. Analistas y observadores, insisten en señalar que no hay razones de suficiente peso para tanto pánico. De la misma manera que no existen razones para una suba tan espectacular como la del miércoles.

Lo cierto es que, en las últimas semanas, el S&P 500 ha borrado las ganancias de todo el año. Hoy, la medición anual indica que el índice perdió un 8%. Posiblemente, en los días que restan para finalizar el año, la palabra siga siendo ¡increíble!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here