Este jueves, el Departamento de Comercio de los Estados Unidos difundió los datos respecto al crecimiento de la economía norteamericana en el segundo trimestre del año. El informe debió haber sido recibido con algarabía en Washington ya que el PIB de Estados Unidos creció un 3,1% anual en segundo trimestre del año. El más alto en dos años y bastante superior a 1,2% del primer trimestre. Es la primera vez que el crecimiento de la economía norteamericana se acerca a los objetivos planteados por Donald Trump.

El PIB de Estados Unidos se fortalece

El informe del Departamento de Comercio que ha permitido establecer un crecimiento anual del 3,1% de la economía norteamericana para el segundo trimestre, corresponde a datos revisados por parte de la agencia que, anteriormente, habían arrojado un 3%.

El crecimiento del PIB de Estados Unidos supera las expectativas de los analistas que lo ubicaban en el 3%. El registro continúa siendo el más alto en dos años y muy superior al primer trimestre de 2017.

La economía norteamericana ha pasado por varias instancias en este 2017. Con un arranque de año débil, se fortaleció durante la primavera, para comenzar un nuevo período de debilitamiento, luego de los efectos de los huracanes que azotaron a Texas y Florida.

Sin embargo, el crecimiento del PIB de Estados Unidos a este nivel se da en el marco de una economía que, a pesar de algunos signos de debilidad, muestra un comportamiento estable. Con un mercado laboral fortalecido, los negocios bursátiles en crecimiento y un aumento en el nivel de consumo de los hogares norteamericanos, que en este segundo trimestre del año creció un 3,3%.

Datos y perspectivas para la economía norteamericana

El segundo trimestre del año parece haber marcado un momento especial de la economía. Los datos del crecimiento del PIB de Estados Unidos no podrían sostenerse para el tercer trimestre, en el cual los economistas del sector privado están hablando de una caída de la producción del orden del 1% al 2%.

No obstante, algunos datos siguen hablando de la solidez de la economía del país. Las inversiones en bienes de capital, sin incluir inmuebles, mostró un crecimiento del 6,7% anual, con relación al trimestre anterior. Algo menos a lo esperado, pero mostrando el segundo trimestre consecutivo de crecimiento en este rubro.

Por su parte, las exportaciones crecieron un 3,5%. Esto representa la mitad del registro del primer trimestre del año. Las ganancias corporativas cayeron un 2% – calculadas después de impuesto -, con respecto al trimestre anterior. Con todo esto, los niveles de ganancias de las empresas norteamericanas fueron 7,4% superiores a las del año anterior.

A partir de ahora, el crecimiento del PIB de Estados Unidos, analizado desde los datos difundidos tendrá diversas lecturas, a medida que se acerca el proceso de reducción del balance de la FED y las implicancias que éste tendrá.