Janet Yellen

Aunque el 90% de los encuestados coincidían en que la Reserva Federal elevaría por cuarta vez la tasa de referencia, quedaba un hilo de esperanza en que no lo hiciera. Pero, la FED cumplió con el camino fijado y elevó un cuarto punto porcentual la tasa. Lo que interesa es que la entidad monetaria redujo a dos los posibles aumentos para 2019. Este cuarto aumento no deja de ser un voto de confianza a la marcha de la economía norteamericana en este 2018. No lo vieron así los inversores en Wall Street y los indicadores bursátiles cayeron. Los rendimientos de bonos a corto plazo se elevaron. El dólar recuperó terreno.

Como estaba previsto, la Reserva Federal aumentó la Tasa de Referencia

Sin importar los reclamos de los mercados financieros. Sin escuchar las airadas protestas vía Twitter del presidente Trump, la Reserva Federal actuó como estaba previsto. Elevó por cuarta vez en el año la tasa de referencia en un cuarto de punto porcentual.

De esta forma, el banco central norteamericano ratificó su rumbo en la última reunión de 2018. E la comunicación oficial, el Comité Federal del Mercado Abierto mantuvo la consideración de que la economía de Estados Unidos crece a un ritmo sostenido. Insistieron con la frase de que los riesgos “están más o menos equilibrados”.

Sin embargo, donde los analistas esperaban ver un cambio, finalmente lo hubo. La Reserva Federal redujo sus perspectivas para 2019 de tres alzas de la tasa de referencia a dos. De esta manera, comienza a analizar las debilidades que aparecen en el futuro próximo para la economía.

Así, la entidad que preside Jerome Powell dejó en claro que marcha hacia una detención en su política de elevación de tasas. A su vez insiste en que seguirá monitoreando la marcha de la economía nacional y global antes de cada decisión.

Las reacciones de los mercados

Es un dato importante considerar que la Reserva Federal ha optado por la cautela para 2019. Las perspectivas económicas parecen no acompañar el actual ritmo de aumentos trimestrales de la tasa de referencia.

Por su parte, los inversores ven el panorama de forma menos optimista que la FED. Para los hombres de negocios, 2019 podría afrontar solo un alza de la tasa.

Analistas e inversores han cuestionado este último aumento de tasas. Pero, la Reserva Federal ha mantenido firme su política, evitando las injerencias que parten desde la Casa Blanca.

Los mercados bursátiles en Wall Street reaccionaron de manera negativa ante este nuevo, y previsto, aumento de tasas. Las bajas estuvieron encabezadas por las tecnológicas. El Nasdaq 100 cayó un 2,17%. El S&P 500 retrocedió un 1,54%, y el Dow Jones exhibió una caída del 1,49%.

Los inversores también han considerado un dato que importa. La Reserva Federal redujo las perspectivas de crecimiento del PIB del 2,5% al 2,3% para 2019.

La economía norteamericana deberá lidiar en el futuro próximo con factores adicionales que conspiran contra el crecimiento económico. Un dólar que sigue valorizándose, una tasa elevada si se la compara con los índices inflacionarios. En el plano internacional un enfriamiento de las economías de China y Europa, y un posible divorcio caótico entre la UE y el Reino Unido. Todos estos factores están condicionando las perspectivas.

Los mercados emergentes, otros que miraron con atención a esta reunión, deberán buscar un equilibrio. Por un lado, el golpe que significa este nuevo aumento y, del otro lado las buenas perspectivas que ofrece un camino más moderado de la Reserva Federal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here