El próximo 30 de noviembre, en Viena, volverán a reunirse los países miembros de la OPEP, el cártel que nuclea a los principales países productores de crudo del mundo. Será la oportunidad de evaluar los resultados de los recortes autoimpuestos a la producción de crudo. Desde el organismo, han asegurado que están abiertos a nuevas opciones para lograr el objetivo. Sorprendentemente, Angola ha sido el primero en respaldar una nueva ronda de recortes a la producción.

Los resultados de un año de recortes. El balance de la OPEP

Cuando a finales de 2016, la OPEP lanzó su programa de recortes a la producción de crudo, se esperaba un mayor impacto en los precios. La medida fue acompañada por un conjunto de países que no integran el cártel, liderados por Rusia.

Sin embargo, los recortes que entraron en vigencia el 1 de enero de 2017 no han dado los frutos que se esperaban. Los miembros de la OPEP y sus aliados han logrado un recorte de 1,8 millones de barriles diarios, un 2% de la oferta mundial de crudo.

Pero, desde que comenzaron a efectuarse, los precios han caído un 5% con relación a la cotización de Brent del último jueves, que en pizarra marcó 52,44 dólares el barril.

Los recortes, con los resultados obtenidos, se han convertido en un problema para los países que basan su economía en la renta petrolera, ya que han visto como la producción se ha reducido y los precios no se han elevado para compensar los ingresos.

En un comunicado emitido este jueves por la OPEP, han hecho saber que están manejando “todas las opciones, incluyendo una posible extensión” de los recortes.

Para los analistas, el comunicado es poco usual ya que el cártel permite que los ministros del área de cada país miembro se expresen de forma individual.

Apoyo inesperado a nuevos recortes en la producción de petróleo

Angola ha sido el primer país en hace público su apoyo a una nueva ronda de recortes. Así lo hizo saber su ministro de petróleo, José B. de Vasconcelos, quien señaló que su país apoyar nuevos recortes siempre y cuando sean producto de un consenso general.

En su momento, Angola fue uno de los miembros de la OPEP más reticente a la política de recortes. Por boca de su ministro ha hecho saber que prefieren que los precios suban, reduciendo los niveles de producción, en lugar de producir al máximo y vender a precios bajos.

El país africano es uno de los más afectados por la caída de los precios del petróleo. el crudo representa el 50% de los ingresos públicos y esto ha provocado un fuerte impacto. La construcción se ha detenido, la inflación ya ha trepado al 40% y, según el FMI, se espera que el crecimiento de Angola no supere el 1,3%.

Casi en un acto de resignación, Vasconcelos ha dicho que “cualquier cosa que supere los 50 dólares es muy importante para nosotros” y presagió que los tiempos de un barril a 100 dólares, posiblemente, hayan terminado.

Países como Venezuela y Nigeria, también están siendo seriamente afectados por la crisis en los precios del crudo que ya lleva tres años. En el caso del país latinoamericano, en los primeros cinco meses de 2017, la inflación alcanzó el 127% y es la más alta a nivel mundial. La escasez de productos de consumo cotidiano – en un país que importa casi el 90% de su consumo – está provocando graves conflictos.

Desde la OPEP han mencionad, luego del comunicado, que están buscando una estrategia de continuidad y que cada país miembro no siga su propio camino. Habrá que esperar hasta noviembre.