Estamos en plena temporada de reportes de ganancias. Las expectativas están colocadas en el rumbo de cada una de las empresas y del conjunto de los mercados. Este miércoles fue el turno de Netflix y los inversores se vieron sorprendidos por una fuerte pérdida de cliente en Estados Unidos. Las razones pueden encontrarse en la suba en el precio de los abonos y en la aparición de competidores de peso. La política de inundar la grilla con programación propia no parece estar dando los resultados esperados. Fuerte caída de las acciones después del cierre.

Los números de Netflix ahuyentan a los inversores

En 2011, Netflix que se venía abriendo paso con su novedoso sistema de streaming, dio un paso en falso. Dividió la compañía para crear una empresa dedicada a la distribución de DVD’s por correo. Iba a llamarse DVD Qwikster. La idea fue un fiasco, Netflix perdió 800 mil suscriptores y debió dar marcha atrás con el proyecto.

Desde aquel traspié, la historia de Netflix ha sido una estrella en ascenso. Sin embargo, cuando el miércoles presentaron los datos del segundo trimestre de 2019, los inversores vieron sacudirse sus expectativas.

Netflix perdió 130 mil suscriptores en EE. UU. durante el trimestre. La compañía reportó 2,8 millones de nuevos suscriptores en todo el mundo, frente a una proyección inicial de 5 millones. Luego de los datos, las acciones cayeron un 13% después del cierre.

Este drenaje de clientes puede tener que ver con el incremento en el precio de los abonos. Por otro lado, desde hace un tiempo, Netflix viene desarrollando una fuerte política de producciones propias. Algunas de ellas de éxito. Sin embargo, sus suscriptores no ven con buenos ojos que esta política se desarrolle en detrimento de películas y serie populares.

Hace pocos días, en numerosos países, Netflix retiró todas las temporadas de la exitosa serie “Friends” y las redes sociales estallaron contra la empresa. Recordemos que la programación varía de un país a otro.

Apostando por los éxitos

La debacle de usuarios en el segundo trimestre de 2019 no fue obstáculo para el optimismo. Los ejecutivos de Netflix aseguran que el trimestre, que ya está en curso, será de ascenso. La compañía apuesta por los éxitos que vendrán en el segundo semestre. Hablan de una nueva temporada de “Stranger Things” y “Orange Is The New Black”.

Con estos lanzamientos, la empresa espera conquistar 7 millones de nuevos suscriptores. Un pronóstico arriesgado y audaz.

La pérdida de suscriptores también preocupa a los inversores desde otro ángulo. La obsesión de Netflix por las producciones propias ha elevado la cuenta de gastos. Si la lista de suscriptores se contrae, cada dólar invertido en producciones propias no está dando el resultado esperado.

En medio de este trimestre amargo, el desembarco de fuertes competidores enciende las alarmas. Apple Inc. y Walt Disney Co. prevén comenzar a transmitir este año. El año próximo, lo harán, AT&T y Comcast Corp.

Los ejecutivos de Netflix sostienen que esto no afectará el número de suscriptores. Sin embargo, varios de estos competidores son titulares de los derechos de algunos éxitos en la grilla del servicio y han comenzado a retirarlos. El enojo de los suscriptores está a flor de piel.

En los números concretos, las ganancias de Netflix cayeron a $ 0,60 por acción y las ventas crecieron un 26%, apenas por debajo de las proyecciones. Ahora, los inversores esperan que el tercer trimestre sea de recuperación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here