No hubo sorpresas y los mercados financieros reaccionaron con calma. Esa es la primera lectura que podríamos hacer luego de las elecciones de medio término en Estados Unidos. Los demócratas recuperaron el control de la Cámara de Representantes. Los republicanos mantuvieron el Senado. Nada por fuera de las expectativas. Todo esto inspiró a los inversores a no tomar giros inesperados. Las dudas ahora se colocan en cómo el partido gobernante llevará adelante su agenda ¿Veremos a un Donald Trump más conciliador o los resultados exacerbarán su carácter confrontativo?

Resultados sin sorpresas calman a los mercados financieros

Han finalizado las elecciones de medio término en Estados Unidos y todos parecen respirar más aliviados. El acontecimiento político más importante se desarrolló sin sorpresas. De esta manera, los inversores se han evitado pegar bruscos giros para su dinero. Los mercados financieros reaccionaron con clama y muestran una tendencia a recuperarse.

Para algunos analistas, las correcciones en los mercados, vinculadas a las elecciones de medio término se vieron durante octubre. Un mes para el olvido en los mercados bursátiles. Aún así, los que apostaron durante el año al crecimiento en el precio de las acciones, pueden estar agradecidos por la reforma impositiva que impulsó las ganancias en 2018.

Un día después de las elecciones de medio término, los mercados financieros mostraban tranquilidad. Los futuros para acciones norteamericanas se comerciaban en alza. Los futuros del Dow Jones suben un 0,69%, mientras que los del S&P 500 lo hacen un 0,84%.

Previo al cierre de los comicios, Wall Street mostraba que no existían mayores preocupaciones por los resultados. El Dow Jones cerró, el martes, un 0,68% arriba. El S&P 500 lo hizo un 0,63% en alza, y lo mismo ocurrió con el Nasdaq que cerró con 0,64%.

Las elecciones de medio término no borran los problemas

Los inversores saben que había que pasar este transe de la política. Justamente cuando Wall Street atravesaba uno de los peores meses en sus indicadores bursátiles. En octubre, el S&P 500 registró su peor caída desde 2011.

Pero, existen otros factores que crispan los nervios de los inversores. Y no es, precisamente, la política electoral. Saben que, más allá de las elecciones de medio término, las tasas en aumento de la Reserva Federal, la guerra comercial con China, seguirán manteniendo la incertidumbre y aumentando la volatilidad.

Estos factores también golpearon en octubre. Las ganancias de las empresas ya no serán las mismas, pero todos especulan que, al menos por dos años, se mantendrán en el 10%. Los toros seguirán haciendo su juego.

¿Veremos un Donald Trump diferente?

Hay algo que está claro, con la Cámara de Representantes en manos demócratas, la agenda de la Casa Blanca puede sufrir un freno. 26 bancas pasaron de los republicanos a los nuevos inquilinos de la Casa.

Por otro lado, este nuevo reparto de bancas podría impulsar el debate sobre las irregularidades que recaen sobre funcionarios de la actual administración.

Donald Trump deberá decidir el carácter y el rumbo que tomará su gestión en los próximos dos años. Los inversores y los mercados financieros se preguntan si buscará el consenso con sus rivales demócratas. O, por el contrario, redoblará su apuesta y su estilo se volverá más bélico.

La campaña electoral mostró un presidente decidido a colocar el tema de los inmigrantes en el primer lugar de la agenda. Los candidatos republicanos saben que en nada ayudó a sus campañas.

Las elecciones de medio término han concluido con un reparto del poder. Los mercados financieros han tomado con calma el resultado. Pero, sin dudas, el escenario político se ha modificado ¿Qué pasará con el rumbo de la economía?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here