Silenciosamente, los efectos de la guerra comercial comienzan a hacerse sentir. La caída en el precio del cobre terminó arrastrando al conjunto de las materias primas. Por su parte, los mercados bursátiles en Estados Unidos recibieron el sacudón de los magros resultados presentados por Tencent Holdings Ltd. El índice Nasdaq encabezó el pelotón de indicadores bursátiles bajistas. Los temores de los inversores empiezan a visualizarse con las preocupaciones del contexto geopolítico. Un informe sobre las reservas de petróleo en Estados Unidos golpeó al precio del WTI.

Mercados bursátiles acumulan una nueva jornada en baja

El miércoles ha sido una jornada decepcionante para los mercados bursátiles de todo el mundo. Tencent Holdings Ltd., la compañía china proveedora de internet presentó resultados que decepcionaron a los inversores. Es la primera caída de ganancias que sufre el conglomerado chino en 10 años. El golpe alcanzó al índice Nasdaq 100 que retrocedió un 1,23%. Pero, el “efecto Tencent” afectó a los mercados bursátiles de los países emergentes. El índice MSCI Emerging Market cayó un 1,8%.

Siguiendo la recorrida por Wall Street, el S&P 500 retrocedió un 0,76%. No alcanzaron los buenos resultados en las ventas minoristas para revertir la tendencia. Mercy’s Inc. cayó un 16%. El Dow Jones Industrial Average bajó un 0,54%. Fue, sin dudas, el peor día para los mercados bursátiles de Estados Unidos en siete semanas.

La Securities and Exchange Commission cursó una citación a Tesla Inc. – la empresa conducida por Elon Musk – para que informe sobre sus planes para retirar a la compañía del mercado público. La noticia hizo retroceder las acciones un 2,5%.

Las materias primas hicieron lo suyo

La baja en los precios del cobre y del zinc terminaron por arrastrar a las acciones del Stoxx Europe 600 que cayeron un 1,48%. Los efectos de la guerra comercial se están sintiendo en la economía primaria. Esto alimenta los temores de los inversores que han elegido moverse con cautela.

Los precios de los metales en baja también tuvieron su efecto en el resto de las materias primas. El West Texas Intermediate cae un 0,20% y el precio del barril cotiza a 64,88 dólares. Aquí tuvo su efecto un informe sobre las reservas en Estados Unidos que continúan creciendo. Por su parte, el barril Brent tuvo una fuerte caída del 2,35%.

Así, las materias primas se han convertido en el termómetro que mide las tensiones políticas. La guerra de aranceles, que parece hacer un sistemático trabajo de horadar el crecimiento global, comienza a poner a prueba los nervios de los inversores.