Las acciones están sufriendo las consecuencias de las dudas y temores de los inversores. Los mercados bursátiles iniciaron el miércoles con nuevas bajas. El algo riesgo que los hombres de las finanzas ven en el horizonte cercano están definidos por el estancamiento en la posible reunión entre Donald Trump y el mandatario de Corea del Norte. La lira turca continúa su caída y es la expresión del cuadro de situación en los mercados emergentes. Europa ha hecho sus contribuciones al clima de incertidumbre. Los futuros de acciones norteamericanas arrancaron con fuertes bajas.

Turquía y Corea del Norte marcan la agenda de los mercados bursátiles

Los inversores están analizando los niveles de riesgo y están optando, por estos días, por buscar refugio en activos más seguros. Los bonos del Tesoro aumentan, al igual que el oro y el yen. Lo que sucede es que en lo inmediato aparecen las dudas sobre la cumbre entre el presidente Donald Trump y Kim Jong-un. Las posibilidades de la reunión habían generado fuertes expectativas en los mercados financieros.

Ahora que la euforia por los acuerdos comerciales entre China y Estados Unidos han perdido fuerza, vuelve a escena la situación por la que atraviesan los mercados emergentes. Turquía se ha convertido en la insignia que anuncia peligros. La lira ha alcanzado los niveles históricos más bajos.

En Europa, los datos sobre los pedidos de manufacturas han expresado dudas sobre el crecimiento económico en la zona del euro. Esto, a la continua caída de la lira abren un panorama de preocupación en los mercados europeos.

En este cuadro, los mercados bursátiles mostraron al Stoxx Europe 600 cayendo un 0,9%. Los futuros de acciones norteamericanas exhibían una caída del 0,68% para el Dow Jones y 0,58% para el S&P 500.

Así están hoy los mercados financieros

Los mercados bursátiles europeos se expresaron, de conjunto, en baja. El FTSE 100 cayó un 0,6%. En Alemania, el DAX retrocedió un 1,5%. El MSCI Asia Pacific se hundió un 0,4%.

Fuertes movimientos en el mercado de divisas. El Bloomberg Dollar Spot Index avanzó un 0,3%, mientras que el euro tuvo una fuerte caída frente al dólar, 0,6%. Lo mismo ocurrió con la libra esterlina que se depreció un 0,8%. El yen, por su parte, experimentó su mayor alza en casi 20 semanas, un 1,1%, mostrando uno de los caminos elegidos por los inversores para protegerse de los riesgos.

El rendimiento de los bonos del Tesoro bajó al 3,01%, poniendo de manifiesto otra de las opciones elegidas por los inversores para su salida de los mercados bursátiles. En Alemania, el rendimiento de sus bonos a 10 años cayó 6 puntos básicos y en el Reino Unido, la caída fue de 7 puntos básicos.

El oro recuperó un 0,4% luego de varias jornadas en baja. La onza cotizó a 1.296,39 dólares y de esta manera, también comenzó a posicionarse como alternativa de refugio. El petróleo WTI retrocedió un 0,5% y el precio del barril se ubicó en 71,81 dólares.