A estas alturas del año, con la navidad próxima a celebrarse, los inversores parecen estar resignados a que siempre habrá una mala noticia que golpee a los mercados bursátiles. Este lunes, los índices de acciones norteamericanas sufrieron importantes bajas. Un fallo contra el Obamacare hizo retroceder a las acciones de empresas de salud. Los inversores temen que este miércoles, la Reserva Federal ratifique su cuarto aumento de la tasa de referencia. Estas noticias provocaron una ola de ventas que terminó derrumbando los indicadores bursátiles. Del otro lado del Atlántico, las acciones europeas sufrieron un duro golpe en el sector de ventas minoristas.

Un fallo judicial que festeja Trump y que padecen los mercados bursátiles

Un juez federal de Texas acaba de declarar la inconstitucionalidad del plan de salud conocido como Obamacare. La resolución judicial fue festejada por Donald Trump a través de su cuenta de Twitter.

El fallo declara inconstitucional uno de los principales legados de la presidencia de Barack Obama. El Obamacare beneficia a 20 millones de personas y su anulación fue una de las principales espadas de campaña de Trump.

Ahora, la victoria que no pudo conseguir en el Congreso le llega a través de un juez texano. Los que no parecen estar tan felices son los inversores que vieron como las acciones de las empresas de salud arrastraban a todos los mercados bursátiles de Wall Street.

Las preocupaciones, más allá del Obamacare

Si el fallo judicial contra el Obamacare significó un sacudón en los mercados bursátiles, La Reserva Federal puede crispar más los nervios de los inversores. Es que si el banco central decido un cuarto aumento de las tasas de interés puede que vemos un nuevo camino de venta de acciones.

Toda la atención estará puesta en las conclusiones que Jerome Powell exponga el miércoles, luego de los dos días de reunión del FOMC.

Todos quieren saber cuáles son las expectativas de la Reserva Federal para 2019. Las perspectivas de crecimiento son cada vez más débiles. La guerra comercial, que tiene como protagonistas a China y EE. UU., pero que engloba a otras naciones, está golpeando sobre la economía. Un aumento en los costos de endeudamiento puede mover a los inversores a zonas de menos riesgos.

Pero, no sólo los mercados bursátiles están mirando a la Reserva Federal. Los mercados emergentes ven como cada aumento de la tasa de referencia provoca una fuga masiva de capitales. Al mismo tiempo sus deudas suben en forma exponencial.

El caso más riesgoso es el de Argentina, que ha contraído un préstamo con el FMI. Las cuentas del presidente Macri no cierran y cada aumento de tasas lo acercan a la posibilidad de un default de su deuda.

Al cierre de la jornada de los mercados bursátiles de Estados Unidos, los índices mostraron fuertes bajas. El S&P 500 cayó un 2,08%. En el caso del Dow Jones la caída fue del 2,11% y el Nasdaq 100 retrocedió un 2,27%.

En Europa, las ventas minoristas online no están dando el resultado esperado. Un informe de la tienda de ventas online Asos Plc hizo que sus acciones retrocedieran un 40% y hundiera al Stoxx Europe 600 que cayó un 0,94%.