Un conjunto de incidentes ha provocado una baja momentánea en los volúmenes de producción e crudo. Sin embargo, los precios del petróleo se comportaron a la baja, luego de haber alcanzado sus máximos registros de los dos últimos años. Tras la reunión de la OPEP, que decidió prolongar las restricciones a la producción, por parte de los países miembros y sus aliados, la rotura de un oleoducto en Libia parece ser un aliado inesperado en esta cruzada por mantener el precio del petróleo.

La baja en los precios del petróleo

Luego que el martes, el índice de referencia subiera un 2,7% en los Estados Unidos, superando por primera vez en dos años la barrera de los 60 dólares, los contratos a futuro para el Brent y para el West Texas Intermediate cayeron un 1,1%.

La noticia no deja de sorprender en momentos en que una explosión en un oleoducto libio, operado por Waha Oil Company, dejará de transportar por una semana un volumen cercano a los 100 mil barriles diarios. Sobre todo, si tenemos en cuenta que hace unos días, los precios del petróleo fueron empujados al laza por la salida de servicio de una importante tubería del Reino Unido que sufrió un desperfecto.

La reunión de la OPEP y sus aliados, comandados por Rusia, decidieron prolongar hasta finales de 2018 las restricciones en la producción de petróleo. Se espera que los precios del petróleo ingresen en su segundo año consecutivo de alzas. Los sucesos ocurridos en Libia han servido como válvula de escape en los planes de la OPEP, ya que la producción de ese país miembro ha venido creciendo hasta alcanzar el millón de barriles diarios, complicando la estrategia del cártel.

Artículo recomendado: El Precio del Bitcoin Cae a medida que los inversores toman precauciones

Los futuros del crudo

La baja en los precios del petróleo se verificó cuando los futuros del WTI para entrega en febrero 2018 bajaron 42 centavos y se comercializaban a 59,55 dólares el barril. Un día antes, los precios habían subido hasta alcanzar los 60,01 dólares.

En el caso del Brent, los contratos para febrero 2018 sufrieron una baja de 76 centavos y dejaron el precio del barril en 66,26 dólares, después que en la jornada anterior habían alcanzado su máximo desde mayo de 2015, con 67,02 dólares.

Para los analistas de materias primas de Saxo Bank A/S, los precios del petróleo están sufriendo una reacción a la jornada alcista anterior, debido a una pobre liquidez, aunque siguen siendo apoyados por los sucesos en Libia.

Por otro lado, desde Arabia Saudita se ha informado que se espera que el alza en el precio del petróleo, prevista para los próximos seis años, lleve a un aumento del 80% de los ingresos por la producción de crudo, que podrían pasar de 117.400 millones de dólares a 214.000 millones.

Habrá que esperar a ver qué ocurre con los precios del petróleo, cuando los volúmenes de producción vuelvan a sus niveles normales.