El fenómeno de las criptomonedas ha calado hondo en los mercados financieros de todo el mundo. Los debates sobre el futuro de estos activos se extienden más allá de lo imaginable. Sin embargo, el caso de Long Blockchain Corp. supera todo lo concebido en materia de estrategias financieras. La compañía, una antigua fábrica de té helado, cambió su nombre, adaptándolo a la nueva moda de las monedas virtuales y esto le permitió obtener una explosión en la valoración de mercado de sus acciones. Ahora, Nasdaq acusa a la firma de confundir a los inversores y amenaza con retirarle los permisos de operación.

La historia de Long Blockchain

La firma dedicada a la elaboración de té helado, Long Island Iced Tea Corp., estaba pasando momentos difíciles en los mercados financieros. En octubre de 2017 había sido notificada por Nasdaq que su valor de mercado se encontraba por debajo de los requerimientos del indicador – 35 millones de dólares – y su permiso de cotizar en ese índice sería retirado.

La compañía decidió como estrategia para salir de atolladero en el que se encontraba, subirse a las enormes olas que provocaban las criptomonedas y, en diciembre de 2017, cambió su nombre al de Long Blockchain Corp. y, como no podía ser de otra manera, las acciones de la empresa dedicada a las bebidas subieron un 500%. El 23 de enero, Nasdaq comunicó a Long Blockchain que había recuperado el cumplimiento de su valor de mercado.

Nasdaq habla de engaño

Las autoridades de Nasdaq consideran que Long Blockchain diseñó toda una estrategia destinada a engañar a sus inversores. Esta estrategia, además del cambió de nombre, incluyó una serie de declaraciones que hablaban de la compra de mil máquinas destinadas a la minería de criptomonedas.

Para Nasdaq, la firma habría aprovechado el interés existente por la tecnología blockchain y por el bitcoin para recuperar valor de mercado. Así mismo, ha asegurado que esta tramitando la revocación de la notificación de cumplimiento de valor de mercado, emitida en enero.

Desde Long Blockchain se defienden y sostienen su desacuerdo con las cartas emitidas por Nasdaq y prepara su defensa. La compañía dice que prepara una separación de Long Blockchain de su subsidiaria, Long Island Iced Tea, y que su interés es desarrollar las potencialidades de la tecnología que soporta a bitcoin.

La estrategia de la compañía incluye la designación de un nuevo CEO y de esta manera tratan de evitar que Nasdaq revoque el permiso de operación.

Las acciones de Long Blockchain han caído un 50% de su valor, luego de haber alcanzado el máximo, el 21 de diciembre de 2017, tras el cambio de nombre.