Como ocurre siempre, dos semanas antes de cada reunión del Comité Federal del Mercado Abierto, fue publicado el informe económico elaborado por los 12 bancos centrales regionales que integran la Reserva Federal de los Estados Unidos. El informe, conocido como el Libro Beige de la FED, hace un balance de las consideraciones económicas de cada uno de los distritos y comienza a hablar de contradicciones entre el carácter moderado del consumo y un mercado laboral cada vez más duro y en expansión. Al mismo tiempo insiste en que el crecimiento es moderado.

Las contradicciones que ve el Libro Beige de la FED

El informe económico que elaboran los doce bancos centrales regionales da cuenta de un crecimiento económico al que describen como “modesto” y “moderado”. Este crecimiento al que hace referencia el Libro Beige de la FED viene acompañado por una disminución del optimismo en algunas regiones.

Los sectores manufactureros, la vivienda y otros, se expanden de manera lenta. Al mismo tiempo el consumo se ha suavizado que viene acompañado de un escaso crecimiento en los precios.

La mayoría de las regiones han informado que las empresas aún mantienen una consideración positiva respecto a las perspectivas en el corto plazo, pero también se ha informado que algunas regiones han registrado una caída en los niveles de optimismo.

Cuando sólo faltan dos semanas para la próxima reunión del FOMC, el Libro Beige de la FED resalta las contradicciones entre el crecimiento exiguo de los niveles de inflación y la dureza que va adquiriendo el mercado laboral.

Se espera que la Reserva Federal resuelva un nuevo aumento de las tasas de interés en la reunión del 13 y 14 de junio. Sin embargo, la inflación sin considerar energía y alimentos sólo ha aumentado un 1,5% en los últimos 12 meses. Lejos aún del objetivo del 2%.

¿Qué pasa en el mercado laboral?

Para los funcionarios y para los responsables de la elaboración del Libro Beige de la FED contrasta con fuerza una tasa inflacionaria que crece muy lentamente con un mercado laboral que aparece cada vez más endurecido.

Estados Unidos ha mostrado una tasa de desempleo del 4,4%, la más baja en una década, y de la mayoría de las regiones llegan los informes de las dificultades que encuentran las empresas para reclutar trabajadores calificados, a pesar de las ofertas de mejores salarios.

A pesar de ello, el Libro Beige de la FED también destaca que el crecimiento de los salarios es “moderado” lo que termina siendo un pobre aporte al mejoramiento del consumo de los hogares.

Las minutas de la reunión del mes de Mayo de la Reserva Federal mantienen en vigencia las perspectivas de dos aumentos más en los tipos de interés. Pero, a medida que el crecimiento de la inflación se hace más lento comienza a visualizarse cierta preocupación en las autoridades monetarias.

Lael Braindard, una de las gobernadoras de la FED, ha expresado su preocupación por los datos de la inflación y que si esto persiste deberán replantearse la política monetaria a seguir.

Según el GDPNow, publicado por el Banco Central de Atlanta, se espera un repunte en el crecimiento económico para el segundo trimestre del año, con un 3,8% medido de forma anual. En el primer trimestre este indicador fue de un 1,2%, una cifra por demás decepcionante.