Alphabet, la firma titular de Google, acaba de recibir una sanción por parte de la Unión Europea de 4,3 mil millones de euros, una cifra cercana a los 5 mil millones de dólares. La sanción ha sido aplicada debido a que la firma obliga a los fabricantes de dispositivos a preinstalar aplicaciones y buscadores propios por el derecho al uso de su sistema operativo Android. Ahora, Google cuenta con un plazo de 90 días para abandonar esta práctica y permitir la instalación de otras aplicaciones, por parte de los fabricantes. Esta es la mayor multa establecida por Bruselas a este tipo de compañías. Las consecuencias para el futuro de Android.

La práctica monopólica de Google

Este miércoles se conoció la noticia de que Google ha sido sancionado por la Unión Europea con una multa de 5 mil millones de dólares por prácticas monopólicas en el uso del sistema operativo Android.

La investigación, que arrancó en el año 2015, ha establecido que la firma Alphabet presiona a los fabricantes de dispositivos móviles como Samsung, Huawei, LG o Xiomi, mediante incentivos a preinstalar aplicaciones y el buscador de Google que funcionan por defecto con el uso de su sistema operativo.

A partir de esta práctica, la compañía con sede en Mountain View, California, ha montado un enorme negocio de banners y vídeos de publicidad que, de acuerdo con la comisionada de Competencia de la UE, impide que “desarrolladores de aplicaciones similares puedan innovar y competir en base a los méritos de sus productos”.

Google factura alrededor de 40 mil millones de dólares fuera de los Estados Unidos y se espera que domine un tercio de la publicidad digital a finales de 2018.

Más multas para Google

El año pasado, Alphabet había recibido una sanción de 2.400 millones de euros por prácticas que colocaban, también, en una posición de privilegio a Google Shopping. Así, Alphabet se ha ido consolidando fuera del mercado norteamericano con una posición de preeminencia, a través de su tienda de aplicaciones, ocupando una posición dominante que, hasta ahora no había sido desafiada.

La sanción a Google se conoce hoy y se sospecha que las autoridades europeas han querido esperar a la finalización de la cumbre de la OTAN para hacerla pública. Esto, en el ánimo de no caldear más lo ánimos en la guerra de aranceles con Estados Unidos.

¿Qué pasará con Android?

Las consecuencias financieras de la multa son importantes, aunque el monto alcanza a sólo 16 días de generación de ingresos de la compañía. Además, si Google no cumple con el plazo para modificar sus prácticas, se expone a una sanción mayor, que podría alcanzar al 5% de la facturación diaria a nivel global de la empresa.

Pero, si los titulares del buscador más importante del mundo digital se avienen a adecuarse a las normas de la Unión Europea, Android deberá abrir las puertas para que los fabricantes instales aplicaciones y sistemas operativos alternativos. Esto podría socavar las basas del éxito en facturación.

Pocos creen que esto pueda llegar a suceder. Y es muy probable que las aplicaciones más exitosas de Alphabet sigan dominando, con su presencia, los millones de dispositivos que cada año se ponen a la venta.

Los dirigidos por Larry Page no han hecho declaraciones oficiales, pero anteriormente sustuvieron que ellos no impiden a los fabricantes preinstalar otras aplicaciones y, que la decisión de las autoridades de la UE perjudicará a desarrolladores y al modelo comercial de Goolge que permite entregar de manera gratuita su sistema operativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here