Desde el miércoles por la noche, la libra esterlina ha escalado a medida que surgen noticias alentadoras sobre el Brexit. Los líderes, Boris Johnson y su par irlandés, Leo Varadkar se reunieron y abrieron la puerta para un acuerdo en el tema fronterizo. El problema de la frontera de Irlanda del Norte es uno de los más controversiales en los posibles acuerdos de Brexit. Los líderes de ambas naciones han informado que podría haber un acuerdo y esto potenció a la libra esterlina. La Unión Europea se reunirá en una cumbre la próxima semana ante la inminencia de la fecha límite del 31 de octubre.

Las buenas noticias favorecen a la libra esterlina

Desde que Boris Johnson asumió como primer ministro del Reino Unido, las posibilidades de un Brexit con acuerdo parecían desvanecerse. Esto significó una presión a la baja sobre la libra esterlina. Johnson estuvo sometido a numerosas presiones políticas y su actual estrategia es avanzar en acuerdos para la salida de la Unión Europea que debería producirse el próximo 31 de octubre.

El jueves, una reunión con el líder irlandés, Leo Varadkar, permitió avanzar en una salida acordada por el tema fronterizo. Uno de los más espinosos en las disputas del Brexit. Aunque las especificaciones legales de un acuerdo deberán ser aprobadas por la UE, la libra esterlina reflejó de inmediato la buena noticia. Luego de meses en baja, la moneda británica saltó un 2,2% y fue la de mejor performance del Grupo de las 10 monedas más fuertes.

El principal negociador de la Unión Europea, Michel Barnier, sostuvo que ahora ambos bloques pueden avanzar en aspectos más profundos y legales del acuerdo. Esto también fue un impulso para la libra esterlina que, el viernes, avanza un 1,4%.

Las perspectivas y un momento decisivo

Bernier señaló que las conversaciones seguirán por la vía secreta, al menos hasta el momento de dar a conocer los principales puntos del acuerdo. También, amenazó con retirarse de las negociaciones si el Reino Unido daba marcha atrás sobre lo ya acordado.

La libra esterlina fue potenciada por algunas concesiones que el Reino Unido habría realizado. Sin ningún tipo de confirmación, se pudo saber que los negociadores británicos han cedido en algunos puntos.

Esto no deja de ser un estímulo para los inversores. Boris Johnson era la expresión más acabada de un Brexit duro y, ahora eso parece haber quedado en el pasado.

La próxima semana los líderes de la UE se reunirán en Bruselas. La intención es tomar posición definitiva sobre lo que ocurrirá el 31 de octubre. Si no hay acuerdo podría haber una extensión del plazo. Es lo que viene reclamando el Parlamento Británico. Pero, todo dependerá de la posición final de Johnson, luego de las negociaciones.

La libra esterlina seguirá siendo el termómetro que registre las mayores o menores tensiones en el debate por el acuerdo Brexit. La incertidumbre provocada por una salida sin acuerdos castiga a la economía británica. De manera sorpresiva, el PIB del Reino Unido se contrajo un 0,1% en agosto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here