China

Las autoridades del gobierno chino se encuentran analizando una posible devaluación del yuan como respuesta alternativa a la guerra comercial que se ha desatado entre las dos principales economías del mundo, China y Estados Unidos. El gobierno del país asiático ha colocado a todo un equipo de funcionarios a analizar las consecuencias que una devaluación del yuan podría tener tanto hacia afuera como hacia adentro. La posibilidad de una medida de estas características alerta a distintos sectores sobre los efectos en los diferentes mercados financieros. Para los analistas y observadores, es probable que no llegue a aplicarse una medida que debilite la moneda china.

Ganadores y perdedores con la devaluación del yuan

Durante la campaña electoral, Donald Trump había acusado al gobierno de China de manipular el precio del yuan. El actual presidente de Estados Unidos había tomado como blanco de ataque, en aquel momento, el precio de la moneda china y acusaba al gobierno de mantenerla artificialmente débil.

Ahora, las autoridades de la segunda economía del mundo se encuentran abocados a analizar el impacto que podría tener una devaluación gradual del yuan. De acuerdo con las informaciones que se han filtrado desde China, un equipo analiza cómo impactaría la medida en las relaciones comerciales con Estados Unidos, y otro estudia que ocurriría en el resto de los mercados financieros con la devaluación del yuan y cuáles podrían ser las medidas para compensar esos efectos.

Una devaluación del yuan alentaría al conjunto de industrias chinas dedicadas a la exportación de productos, en medio de una escalada de los aranceles dispuestos por la administración de Donald Trump. Por otro lado, una devaluación de estas características crearía más dificultades a las empresas chinas para el pago de los servicios de deudas en el exterior.

Tampoco hay que descartar los riesgos de mayor volatilidad en el mercado financiero local algo no deseado por las autoridades de gobierno de China.

¿Habrá devaluación del yuan?

Para la mayoría de los analistas, China no tiene ninguna intención de devaluar su moneda a menos que haya agotado sus últimos recursos en la negociación de aranceles con Estados Unidos. Es una medida extrema y, antes de llevarla adelante, existen opciones y China espera que ambos países lleguen a un compromiso.

Desde el Citi Private Bank, con sede en Hong Kong, ha señalado por boca de uno de sus ejecutivos que “Hay muchas medidas que pueden tomar antes de recurrir a esta herramienta”.

En la actualidad, el banco central chino se maneja con una fluctuación diaria del 2% para uno u otro lado de una tasa de referencia que ha establecido. A partir de esto, algunos observadores consideran que el yuan aún mantiene un margen de corrección.

A partir del inicio de las escaramuzas en la guerra de aranceles entre Estados Unidos y China, el S&P 500 ha perdido un 9% y el Shanghái Composite un 12%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here