Este domingo se conoció la noticia de que el gigante de la computación, IBM, adquiría Red Hat. Esta última, es la compañía de desarrollo de softwares de código abierto más importante del mercado tecnológico. La operación fue calculada en 33,4 mil millones de dólares. El lunes, Wall Street se sacudió con la noticia y las acciones de Red Hat subieron un 45,38%. Los inversores de IBM no están tan convencidos de la operación y sus acciones caen un 4,13%.

¿Quién es Red Hat?

La compañía que acaba de ser adquirida por International Business Machines Corp. fue fundada en 1993 y es reconocida por proveer de software de código abierto a grandes empresas. Pero, quizás su conquista más popular sea su sistema operativo – también de código abierto – Linux.

Red Hat hizo sonar la campanilla de Wall Street por primera vez el 15 de noviembre de 1999. Desde entonces, la compañía ha tenido un paulatino ascenso a través de diversas fusiones y adquisiciones. Muchos observadores arriesgaban poco por esta empresa de software libre. Al parecer, Red Hat estaba en el camino correcto.

IBM anunció el domingo su intención de comprar Red Hat ofreciendo pagar 190 dólares por acción. En el cierre del viernes, las acciones de esta compañía se cotizaban a 116,68 dólares. Una prima del 63% se desprendía del comunicado de IBM.

Este lunes, la suba del precio de las acciones de los distribuidores de Linux fue deslumbrante. Antes del cierre de las operaciones, las acciones ya cotizaban a 169,63 dólares. Una suba del 45,38%.

El asesoramiento y la financiación a IBM para el acuerdo estuvo a cargo de Goldman Sachs Group Inc. y JPMorgan Chase & Co.

¿Por qué IBM quiere a Red Hat?

El gigante de la computación, presidida por Ginni Rometty, y con 107 años en el mercado, viene perdiendo terreno frente a sus competidores. Microsoft y Apple le han sacado ventaja en el segmento de alojamiento en la nube.

El propio Rometty dijo que con la adquisición de Red Hat se produce un “cambio de juego. Cambia todo en el mercado de la nube”.

Se espera que esta compra se traduzca en un crecimiento inmediato de los ingresos por servicios en la nube, para IBM.

Los números no han sido del todo favorables para IBM desde Rometty se hiciera cargo de la compañía en 2012. Y a juzgar por el comportamiento de los inversores este lunes, no ven la jugada como muy segura. Las acciones han caído un 4,13% y acumulan una pérdida del 18% en un año.

Más optimista se mostró el CEO de JPMorgan, Jamie Dimon, quien sostuvo que “las tecnologías de nube abierta e híbrida ayudan a las empresas a liberar valor. Por eso vemos el poder de reunir a estas dos compañías”.

El sacudón de la noticia no alcanzó para levantar el mercado de acciones tecnológicas. El Nasdaq continúa retrocediendo. Este lunes caía un 2,46%. Amazon y Netflix continúan su pendiente. La compañía de retail online retrocede un 7,91%, mientras que Netflix lo hace un 7,25%.

En medio de tanta turbulencia, son las acciones de Red Hat las que arrancan sonrisas.