La industria automotriz está cambiando vertiginosamente. Los automóviles eléctricos y el futuro de los vehículos auto conducidos están empujando a las plantas tradicionales a reconvertirse. Este parece ser el desafío que ha asumido General Motors. Este lunes, la compañía anunció un plan de ajustes que prevé el cierre de siete plantas en Estados Unidos y Canadá. Además, en sus planes está la eliminación de 14 mil puestos de trabajo. El anuncio se produce en el momento que la compañía reportó un excelente comportamiento en el tercer trimestre del año. El primer ministro canadiense dijo sentirse “decepcionado” por la decisión de General Motors.

General Motors, un ajuste para impulsar los cambios

Los cambios que se están operando en la industria automotriz son cada vez más vertiginosos. Su futuro parece estar más ligado a Silicon Valley que a Detroit. Así parece entenderlo General Motors Co. que acaba de anunciar un profundo plan de ajustes con vistas a ese futuro no tan lejano.

La directora ejecutiva de la compañía, Mary Barra, anunció el cierre de cuatro plantas en Estados Unidos y una en las cercanías de Toronto, Canadá. El plan prevé, además, la eliminación del 15% de la plantilla de trabajadores. Esto representa unos 10 mil puestos de trabajo. General Motors se ha dado un plazo hasta finales de 2019 para encarar estas transformaciones.

El objetivo es producir un ahorro de 6.000 millones de dólares que puedan ser reinvertidos en su división de autos eléctricos y vehículos son conductor.

Mary Barra señaló que es conveniente hacer los cambios profundos “cuando aún la compañía es fuerte y la economía es fuerte”. El anuncio se produce poco después de que General Motors reportase buenas ganancias en el tercer trimestre.

Las acciones de GM suben fuerte

La compañía automotriz venía sufriendo un fuerte drenaje de inversores. Las acciones de General Motors acumulan una caída del 11% en los últimos doce meses. La preocupación de los inversores estaba en la falta de adaptación a los nuevos mercados de vehículos.

Al parecer, Barra está dispuesta a satisfacer a los inversores e iniciar los cambios de cara a los nuevos desafíos. A medida que los anuncios ocupaban los titulares de los principales portales de negocios y se viralizaba en las redes sociales, las acciones de General Motors iban en aumento.

Luego de la apertura de la jornada del lunes, las acciones llegaron a trepar un 7%. Más tarde y cerca del cierre el alza se acercó al 5%. Los inversores escucharon lo que estaban esperando.

Claro que, hablar de despidos siempre es “políticamente incorrecto”. Por eso comenzaron a escucharse voces de rechazo al plan de ajustes de GM. Una de ellas, la del primer ministro canadiense, Justin Trudeau. El jefe de estado dijo que “GM ha sido el corazón y el alma de Oshawa – ciudad donde se asienta una de las plantas a cerrar”. También señaló que se comunicó con Mary Barra para expresarle su “profunda decepción” por la decisión tomada.

Algunos senadores también han expresado su descontento. El cierre de plantas ubicadas en los estados a los que representan significa un golpe político para la gestión. Resta por conocer la opinión de la Casa Blanca. Donald Trump ha basado parte de su campaña en la generación de empleos.

General Motors ha puesto el foco en desvincular trabajadores afectados a la fabricación de automóviles tradicionales. Como contrapartida ha comenzado la contratación de personal especializado para la fabricación de vehículos eléctricos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here