Desde comienzos de 2015 que no se observaba este comportamiento para la moneda de la Unión Europea. Los hedge funds, los gestores de activos y, hasta los bancos central se han convertido en los principales jugadores en favor del euro, en el mercado de divisas. Luego de años de acumular pérdidas, el euro – empujado por los datos de la economía europea – se ha convertido en el elegido entre las 10 principales monedas del mundo. El 2 de agosto, la moneda europea llegó a un histórico 1,1910 dólares.

Apostar contra el euro podría ser fatal

La opinión de los expertos es que se ha abierto un período en el cual las operaciones en corto con el euro podrían ser letales para los inversores del mercado de divisas. Ulf Lindahal, director ejecutivo de A.G. Bisset Associates señaló que “operar en corto aquí es absolutamente letal”. Lindahal va más allá y señala una perspectiva de 1,30 dólares para fin de año, para el euro.

La escalada del euro ya deja de ser una sorpresa, luego que los datos de la economía se muestran cada vez más sólidos. La inflación y los salarios crecen, los riesgos políticos de una ruptura de la Unión Europea han desaparecido luego de los resultados electorales.

Todos estos factores contrastan con los datos de la economía norteamericana y las incertidumbres que genera la administración Trump. Los inversores, a ambos lados del océano Atlántico han elegido apostar en largo por el euro, en un mercado de divisas que mueve 5,1 mil millones de dólares diarios.

¿Quiénes son los ganadores en la carrera del euro?

Los que debieron pegar un fuerte viraje en sus apuestas especulativas, fueron los fondos de cobertura. Para su pesar, ellos se perdieron los primeros e importantes avances de la moneda comunitaria. Los especuladores mantuvieron apuestas en corto hasta mayo.

Ahora, con los datos suministrados por la CFTC, los fondos de cobertura se han sumado al rally alcista del euro. Ya han acumulado posiciones de largo plazo que no se veían desde hace seis años.

Los inversores estadounidenses parecen haberse decidido a cruzar de continente para obtener mejores beneficios, a partir de recibir las ganancias en el extranjero. Esto convertiría a los inversores americanos en el principal motor de ingreso de capitales en la Unión Europea.

La robustez del euro puede medirse en que las primas de riesgo han bajado a niveles de 2009 y los indicadores de riesgo a tres meses son altamente positivos para la moneda europea.

Los que están sintiéndose cómodos con el comportamiento del euro, son los inversores locales. Las inversiones en activos europeos, además de fortalecer a la moneda, evita los riesgos cambiarios.

Aquellas empresas europeas que obtienen sus ingresos en dólares están buscando la forma de protegerse del aumento del euro.

Durante los años 2014 y 2015, los bancos centrales, redujeron sus tenencias en euros, impulsados por los temores que ocasionaba una posible crisis con la deuda griega. Hoy, las cosas han cambiado y las entidades monetarias son firmes candidatos a recuperar una cartera de activos en euros lo que daría un mayor impulso a la moneda del BCE.

Euro versus dólar

Para los analistas, los datos económicos de la Unión Europea refuerzan al euro y aumenta el contraste con la divisa norteamericana, en la medida que los inconsistentes datos de la economía de Estados Unidos debilitan su moneda. A esto se suma la incertidumbre en cuanto a la política que emana desde la Casa Blanca. Todos datos que, finalmente, refuerzan la divisa comunitaria.