Por estos días, las noticias vinculadas a la producción de crudo han sido variadas. Rusia que logró destronar a Arabia Saudita como primer productor mundial. Las previsiones de algunos organismos sobre el futuro del precio del petróleo y qué pasará cuando las políticas de reducción de la producción, establecidas por la OPEP, finalicen en el mes de junio, son los temas dominantes respecto al futuro de petróleo. Para los analistas del ABN AMRO Bank NV, las perspectivas no son buenas y el precio del petróleo podrá caer hasta un 40%, si los países productores no renuevan su compromiso de reducción e incluso, profundizan esa política.

El precio del petróleo en la cornisa

Para los especialistas del banco holandés, existen serias razones para creer que el precio del barril de petróleo podría derrumbarse hasta $ 30. Según el informe, luego de la reducción de 1,2 millones de barriles diarios en la producción, por parte de la OPEP, el precio subió un 20% pero se mantuvo estancado en un estrecho margen que va de los $ 50 a los $ 55.

De un lado la producción continúa siendo muy alta. Mientras que, en el año 2010, la producción diaria era de 29 millones de barriles y el precio de Brent de $ 80,12; en la actualidad, con reducción incluida, la producción es de 32 millones de barriles y a un precio de $ 55,39. Por otro lado, y como factor influyente, Estados Unidos está cubriendo una parte importante de la demanda con su producción de shale oil.

Las medidas de reducción de la producción diaria, por parte de la OPEP y de otros países productores, fue dispuesta por 6 meses ¿Qué pasará después con el precio del petróleo? Es lo que desvela a todo el mundo. Para el ABN AMRO si esa política no es renovada e incluso profundizada, los riesgos de una caída en el precio del petróleo son muy grandes.

¿Qué dicen los mercados?

Los fondos de cobertura se han expresado en el sentido que las reducciones se mantendrán y han acumulado compras a futuro por mil millones de barriles. Sin embargo, no es ese el espíritu que domina en New York, donde los contratos a futuro se siguen negociando en los márgenes más estrechos de los últimos 13 años.

Como hemos podido observar, la producción diaria aún es muy elevada como para pretender un aumento del precio del petróleo, e incluso mantenerlo. Si los stocks de barriles continúan acumulándose y la producción estadounidense de petróleo de esquisto se mantiene, las condiciones para una caída están dadas.

Habrá que esperar a la próxima reunión de la OPEP. Existe un elemento que muy pocos mencionan, pero puede convertirse en un factor que impulse una nueva rebaja de la producción. La empresa estatal saudí de petróleo, una de las más grandes del mundo, está pronta a salir al mercado abierto con una oferta pública de acciones. Quizás no quiera que esto ocurra en un escenario de derrumbe del precio del petróleo.