Una nueva y dura derrota para Theresa May. El Parlamento Británico tomó a su cargo la conducción del proceso brexit. El lunes, entrada la noche londinense, el máximo órgano legislativo del Reino Unido votó 329 a 202 desplazar a la primera ministra de las negociaciones por el brexit. A partir de ahora, serán los legisladores quienes establezcan las pautas del proyecto de acuerdo que deberá presentarse ante la Comisión Europea. La moción fue presentada por representantes de los dos partidos mayoritarios del Reino Unido. A medida que la Unión Europea presiona por un desenlace, se abre un abanico de posibilidades. Luego de la votación, la libra esterlina subió y parece mantenerse en esa senda.

El proceso brexit pasa a manos del Parlamento Británico

El clima previo a la separación del Reino Unido de la Unión Europea se vuelve más enrarecido. Luego del voto de confianza que recibiera Theresa May para solicitar una prórroga para el divorcio, el mismo organismo le quitó el control del proceso brexit.

En el medio, la Comisión Europea rechazó el plazo de extensión presentado por la primera ministra británica. Al mismo tiempo exigió que el Parlamento Británico apruebe un proyecto de acuerdo. Los funcionarios del gobierno europeo sostienen que tienen todo listo para enfrentar un brexit duro.

En términos duros, la Comisión Europea intimó al gobierno y al parlamento para que eleven un acuerdo consensuado en el proceso brexit. De lo contrario, deberán solicitar un plazo extendido o abandonar inmediatamente la UE sin acuerdo.

En el gobierno encabezado por May sufre una sangría de ministros que abandonan su cargo. Según los funcionarios renunciantes, lo hacen para favorecer las actuaciones del parlamento.

Las opciones del Parlamento

En el voto por el desplazamiento de May del proceso brexit anidan todo tipo de tendencias. Desde las divergentes hasta las opuestas.

Algunos parlamentarios son partidarios de un acuerdo que amplíe las relaciones con la UE luego del brexit. En otro extremo se ubican aquellos que defienden un brexit duro ante la posibilidad de ceder la soberanía aduanera sobre Irlanda del Norte.

Pero, también están aquellos que manejan la posibilidad de la convocatoria a un nuevo referéndum. Esto último podría profundizar la crisis política en el Reino Unido. Los tiempos corren y nadie se atreve a proyectar un desenlace.

En el medio, existe un tema por demás espinoso. Un retraso más prolongado en el cumplimiento del artículo 50 obliga a los británico a votar en las próximas elecciones del Parlamento Europeo. La consecuencia de esto, más allá del acto electoral, será ceder el control a la UE.

Para el miércoles está previsto que el Parlamento Británico efectúe una votación indicativa. En ella, los legisladores deberán aprobar el conjunto de opciones que deberán analizar.

El proceso brexit en manos del Parlamento Británico está atravesado por los mismos problemas que hasta hoy tuvo que enfrentar Theresa May. Mientras tanto, la Unión Europea se sienta a ver como la cuna del capital financiero se desangra. Esperan que lo que ocurre en el Reino Unido actúe como “escarmiento” para otras tendencias populistas que se desarrollan en la UE.

Al cierre de esta nota, la libra esterlina se apreciaba un 0,18%. La suba con respecto al euro era del 0,44%.