La visita del presidente de Estados Unidos al Reino Unido llegó acompañada de una fuerte crítica al plan alternativo sobre el Brexit, presentado por Theresa May. La propuesta de la primera ministra británica fue descalificada por Donald Trump y ahora, desde el entorno de May, buscan mitigar los daños de las declaraciones. Pero, como si eso no fuera suficiente para el débil gobierno de Theresa May, Trump respaldó la figura de Boris Johnson como futuro primer ministro.

Donald Trump duro con Theresa May

El presidente norteamericano aprovechó las páginas del diario The Sun para cuestionar el plan sobre el Brexit, presentado por Theresa May. El periódico, propiedad del empresario y amigo personal de Trump, Rupert Murdoch, publicó una extensa nota donde el presidente Trump sostiene que, si el Reino Unido continúa con su Brexit “suave”, no habrá acuerdo bilateral con Estados Unidos.

Las declaraciones han golpeado en la línea de flotación del gobierno de Theresa May y, ahora sus funcionarios operan para limitar los daños.

En la misma entrevista, Donald Trump señaló que la líder del gobierno británico “no escuchó los consejos que él le dio para el divorcio de la UE” y finalizó diciendo que “ella (Theresa May) tomó una ruta diferente”.

El plan alternativo de Theresa May y que ya integra el Libro Blanco del Brexit, fue alumbrado con mucho dolor la semana pasado y provocó la renuncia de una parte del gabinete. Entre ellos, Boris Johnson, quien ocupaba el cargo de Ministro de Relaciones Exteriores, y partidario de un Brexit duro. Al respecto de Johnson, en la misma entrevista en The Sun, Donald Trump presumió de ser su amigo y lo respaldo como futuro primer ministro.

El Libro Blanco del Brexit ya está en Bruselas

Luego del acuerdo de Checkers, el liderazgo de Theresa May debió sortear varios obstáculos antes de poder remitir el plan alternativo a Bruselas. Amenazas de rebelión, por parte del ala dura de los conservadores. El Partido Laborista amenazando con reclamar un nuevo referéndum, y un gabinete que se desangraba en renuncias.

El Libro Blanco es un compendio del Marco Futuro y cláusulas adicionales que acompañarán el acuerdo de divorcio entre el Reino Unido y la Unión Europea.

Donald Trump apostaba sus fichas a una ruptura dura, del lado del Reino Unido. Por eso, dedicó todo un párrafo en la entrevista, señalando que Estados Unidos adoptará medidas contra lo que él considera el “trato injusto de la UE hacia EE. UU. con respecto al comercio”.

Ahora, el gobierno británico espera la aprobación de la propuesta enviada. Un rechazo, por parte de las autoridades de la UE, obligará a Theresa May a encarar un nuevo camino hacia un entendimiento y, seguramente, su posición quedará más debilitada.