Este lunes, los mercados europeos se vieron gratamente sorprendidos por el reporte de ganancias del Deutsche Bank. Fueron sus inversores los más entusiasmados si consideramos las grandes dificultades que el banco alemán ha debido superar en todas sus filiales. Las ganancias informadas superan las previsiones y las acciones subían, este mismo lunes, a su nivel más alto desde hace un año. Para los analistas, ha llegado el momento de considerar la procedencia de los mejores resultados y ver si estos lograrán sostenerse en el tiempo.

Las ganancias del Deutsche Bank sorprenden a los mercados

La sorpresa de los reportes de ganancias en los mercados bursátiles europeos, la dio este lunes el Deutsche Bank. Los informes muestran que el banco alemán ha reportado ganancias por encima de lo esperado.

A nadie se le escapa que el Deutsche Bank ha venido atravesando una serie de fuertes inconvenientes, sobre todo a partir de la crisis financiera de 2008. Su cartera de incobrables puso a la entidad financiera en una situación comprometido y debió acometer diversos planes de reestructuración.

Hace pocas semanas, su filial norteamericana no logró superar las pruebas de estrés exigidas por la Reserva Federal. La nueva conducción corporativa, a cargo de Christian Sewing, encara la cuarta mega-reestructuración en menos de tres años. Ahora, el objetivo es reducir una cifra cercana a los 7 mil puestos de trabajo y recortar negocios en las filiales de Estados Unidos y de Asia.

Los números del Deutsche Bank

La sorpresa por los datos del Deutsche Bank parte del hecho que ha sido el banco con peor desempeño en Europa. Sus acciones habían caído un 40% en el año.

Este lunes, la entidad dirigida por Sewing, informó ingresos por 6.600 millones de euros. Esto está por encima del pronóstico que era de 6.400 millones. Las unidades de negocios corporativa y de inversión parecen ser las que han contribuido. Con una ganancia de 100 millones de euros, surgidos de la venta de activos y los diferenciales de crédito.

El dato en rojo proviene de un 15% en la caída de ingresos por intermediación. Las previsiones hablaban de una caída del 10%. Los analistas sostienen que, si los buenos resultados son el producto de los diferenciales de créditos, los datos no sean sostenibles en el tiempo. El banco aún deberá trabajar más en su proceso de reestructuración.

Las buenas noticias provenientes del Deutsche Bank empujaron sus acciones en Frankfurt. Los títulos del banco subieron un 9,3%, para luego estabilizarse en un alza del 7,2%.