El apretón de manos entre Donald Trump y Xi Jinping en la Cumbre del G-20 no fue suficiente para que los inversores sientan que deben volver a tomar riesgos. Es cierto que ambos países acordaron una tregua en la guerra comercial. Lo que no se ha podido conocer son los términos de armisticio, y hasta ahora los aranceles establecidos siguen vigentes. Los inversores, hasta nuevo avisto, mantendrán sus expectativas en un recorte de las tasas de interés por parte de los principales bancos centrales. Aunque, este lunes, las acciones norteamericanas se recuperaron.

La Cumbre del G-20 no cerró las heridas

Aún no se conocen los términos en los que Estados Unidos y China acordaron una tregua en la Cumbre del G-20. Sin embargo, algunos activos de riesgo retomaron su rumbo alcista como las acciones norteamericanas. El S&P 500 tuvo su mejor comportamiento intradiario con una suba del 0,47%.

Sin embargo, la tregua entre las dos economías más grandes del mundo no refiere a retrotraer el tema de aranceles, que continúan vigentes. Esto, constituye una espina en el conjunto de los inversores que siguen viendo con buenos ojos un recorte en los tipos de interés.

Si bien, el acercamiento entre Estados Unidos y China lanza señales positivas a los mercados, todos prefieren ser cautos antes que eufóricos.

El lunes, luego de finalizada la Cumbre del G-20, analistas y observadores seguían coincidiendo en un recorte de un cuarto de punto para julio, por parte de la FED.

Así es, los temores se mantienen, aunque ahora con esperanzas renovadas en que la guerra de aranceles le de un respiro a la economía mundial.

El día después de la cumbre

La jornada de operaciones que siguió a la Cumbre del G-20 se inició con ciertas expectativas en los activos de riesgo. Los bonos alemanes comenzaron el lunes con una caída, para luego recuperarse ante los datos adversos de manufacturas en la zona del euro. El rendimiento de los bonos a 10 años tocó un mínimo histórico del 0,336%.

En Estados Unidos, las acciones tecnológicas recuperaron terreno ante la información de que se retrasarían las sanciones a Huawei. El Nasdaq subió un 1,04%.

Ahora, los inversores esperan datos más concretos. El próximo viernes se conocerá el informe del mercado laboral en Estados Unidos. Los datos que se revelen serán ilustrativos a la hora de especular sobre el rumbo que podría tomar la Reserva Federal.

Luego de los datos de empleo, el lunes se conocerán los correspondientes a fabricaciones. Lo que ocurra con estos datos sensibles de la economía de Estados Unidos, es posible que eche más luz que la propia Cumbre del G-20.

Si los datos son sólidos y no hay sacudones en torno a los aranceles, es posible que los activos de riesgo comiencen a recuperar espacio. Por lo pronto, el oro y el yen, dos activos testigos de las aversiones al riego, bajaron este lunes.

La moneda japonesa retrocedió un 0,5% y el metal de refugio lo hizo un 1,7%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here