Índice de Precios al Consumidor

Cuando está en pleno desarrollo la reunión del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC), los funcionarios de la Reserva Federal reciben con buenos ojos los datos correspondientes al consumo y los salarios en Estados Unidos. Un nuevo mes con el gasto de los consumidores en Estados Unidos en alza. Los ingresos han mejorado durante el mes de junio y la confianza se hace más sólida. El índice inflacionario preferido de los funcionarios de la FED no ha avanzado demasiado, aunque medido en términos anuales volvió a superar su meta.

Los consumidores en Estados Unidos más a gusto

El Departamento de Comercio de Estados Unidos difundió, el martes, los datos de consumo durante el mes de junio. El gasto de consumidores en Estados Unidos parece consolidarse. Durante el mes analizado, los hogares norteamericanos aumentaron sus compras un 0,4%. Este es el tercer mes consecutivo donde el consumo doméstico aumenta.

A poco de entrar en la segunda parte del año 2018, el firme y continuo crecimiento del gasto de los consumidores en Estados Unidos, que representa el 70% de la economía norteamericana, da cuenta de la solidez del crecimiento económico.

La inflación se mueve suave

Con los consumidores en Estados Unidos gastando más, la inflación se ha mostrado con un avance moderado. De acuerdo a los datos difundidos por el informe del Departamento de Comercio, el aumento de precios relacionados con el consumo ha crecido un 0,1% en junio. Algo menor al 0,2% registrado en mayo. De esta forma, indicador preferido de los funcionarios de la Reserva Federal acumula un crecimiento anual del 2,2%. Si excluimos alimentos y energía del indicador, los precios registran un avance anualizado del 1,9%.

Los indicadores de inflación están dando el camino que la Reserva Federal espera transitar para continuar con sus metas de política monetaria que se han trazado.

Avanzan los salarios

Los ingresos, como medida de apoyo para un mayor gasto de los consumidores en Estados Unidos han mostrado, según el informe, que éstos avanzaron un 0,3% luego de ser ajustados por inflación e impuestos. Es el mayor avance desde marzo de 2018.

Por su parte, el Departamento de Trabajo, en un informe propio, da cuenta de que los ingresos medidos en forma anual, en el segundo trimestre han crecido un 2,8%. De esta manera se registra el mayor avance desde 2008.

La escasez de mano de obra calificada ha obligado a los empleadores a mejorar su oferta de paquetes de beneficios. El objetivo es seducir a nuevos empleados. Aquí también se registra un avance sólido. Los paquetes de beneficios registraron un aumento anual de los costos del 2,9%.

Con un crecimiento suave de la inflación, las posibilidades de que el gasto de los consumidores en Estados Unidos se vea afectado, son menores.

Como acompañamiento de estos datos, la confianza de los estadounidenses registró una leve suba durante julio. Según el informe elaborado por Conference Board, el indicador de confianza pasó del 127,1 en junio al 127,4. Donde los encuestados reflejaron una visión sólida sobre el mercado laboral y la economía. A pesar de ello, el informe da cuenta de que las expectativas han acumulado un segundo mes en baja. Aquí es donde los norteamericanos expresan sus dudas e incertidumbre sobre cómo afectará la guerra comercial la economía norteamericana.

Los efectos de la guerra de tarifas aún no se han manifestado de manera práctica en la economía norteamericana, a excepción del sector agroexportador. Por ahora, los consumidores en Estados Unidos disfrutan de este moderado crecimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here