Cuando alguien, cualquiera sea su actividad, recibe el apelativo de “oráculo” es por diversos motivos. Con seguridad influye sobre muchas otras personas con sus opiniones. Es seguido por un número importante gente y muchos toman en consideración cada uno de sus dichos. Es lo que ocurre entre *Warren Buffett** y los mercados financieros. El conocido Oráculo de Omaha es una referencia permanente para analistas e inversores. Fundador de Berkshire Hathaway, Buffett, es considerado uno de los inversores inteligentes más importante del mundo. Discípulo de Benjamin Graham, posee una de las fortunas personales más grandes del mundo. Lo que destaca a este inversor es su capacidad para definir estrategias exitosas y cómo, a través de sus opiniones, orienta al conjunto de los mercados. En esta entrega de Club de Capitales vamos a profundizar sobre la vida y la actividad de Warren Buffett, un faro para miles de inversores en el mundo.

Los inicios de Warren Buffett

Buffett nació en 1930, en la ciudad de Omaha, Estado de Nebraska. Desde pequeño recibió una fuerte influencia sobre la vida en los mercados financieros. Su padre, Howard, era corredor de bolsa. La compra y venta de acciones eran temas cotidianos en la familia Buffett, y esto fue determinante para el pequeño Warren.

Warren Buffett compró sus primeras acciones cuando solo tenía 11 años. En aquel momento adquirió por $ 38 cada acción, participaciones en la empresa Cities Service Preferred. Al poco tiempo, vendió esas acciones a $ 40. Estaba muy feliz por haber obtenido una ganancia de $ 6 en tan poco tiempo. Pero, luego de haberlas vendido, las acciones subieron a $ 200 cada una. El propio Warren Buffett nos cuenta que esa experiencia le enseñó a valorar la paciencia como un don para los negocios.

El Oráculo de Omaha se destacó desde joven en sus habilidades comerciales. En su adolescencia puso en pie y dirigió un negocio de entregas de papel. Él mismo logró confeccionar su propia declaración impositiva.

Más tarde, cuando aún cursaba la escuela secundaria, Buffett fue el propietario de un negocio de maquinas de pinball. Logró vender su negocio por la suma de $ 1.300.

En la Universidad de Nebraska, Warren Buffett obtuvo su diploma en negocios.

El destacado papel del Oráculo de Omaha

Buffett es uno de los hombres más ricos del mundo. En 2017, la Revista Forbes lo ubicó en el tercer lugar en fortuna personal, detrás de Bill Gates y Jeff Bezos.

Pero, no es solo su fortuna lo que convirtió a Warren Buffett en un referente incuestionable de los mercados. La fórmula y estrategia de inversión que utiliza es extremadamente simple. Las posiciones son a largo plazo, comprando acciones de empresas sólidas cuyo precio de mercado se encuentra por debajo del valor intrínseco.

Si usted, estimado lector, sigue con regularidad nuestras publicaciones ya habrá descubierto algo muy importante. Warren Buffett aplica las estrategias desarrolladas por Benjamin Graham en el Inversor Inteligente.

De esta manera, el Oráculo de Omaha ha forjado una destacada carrera como inversor. Muchos analistas e inversores están pendientes de cada una de sus declaraciones y recomendaciones.

Por otra parte, Warren Buffett desarrolla una intensa actividad como filántropo. En 2006 adquirió un fuerte compromiso de donativo con la Fundación Bill y Melinda Gates.

¿Cómo piensa Warren Buffett?

Este destacado inversor preside Berkshire Hathaway, una compañía dedicada a las inversiones de valor. A través de ella, adquiere acciones y participaciones en empresas con gran potencial y bajo valor de mercado.

Buffett aplica a rajatablas las enseñanzas de su mentor, Benjamin Graham. De esta manera, el fondo dirigido por él solo busca oportunidades en empresas que cumplan con los requisitos que El Inversor Inteligente recomienda.

Berkshire Hathaway controla el 19% de las acciones The Coca Cola Company, el 18% de The Washington Post, el 19% de Moody’s Corporation, entre muchas otras.

En los últimos años fue común leer a los analistas sostener que Warren Buffett estaba sentado sobre una montaña de dólares. Él mismo explicó que todo ese efectivo parado se debía a que no veía en los mercados buenas oportunidades de inversión.

A pesar de su enorme fortuna, Buffett sostiene un estilo de vida austero. Su apelativo, el Oráculo de Omaha, se debe en parte porque aún vive en su casa de Omaha que adquirió en 1958. Muchos analistas destacan este aspecto de la vida privada de este prestigioso inversor.

¿Sabía que usted puede aprender a analizar y aprovechar las oportunidades que le ofrecen los mercados? Así es, y para eso necesita el acompañamiento de una escuela de trading que lo capacite para convertirse en un profesional de las inversiones. Conozca la Escuela de Trading de Club de Capitales y nuestros programas de formación. Abra las puertas a un nuevo camino en su vida.