A menudo nos consultan sobre las diferencias que existen entre un inversionista y un trader. En pocas palabras diremos que un inversionista establece su portfolio en base a una estrategia de largo plazo, meses, años o décadas. Por el contrario, el trader busca obtener dividendos de sus operaciones en los mercados financieros de manera rápida. Para ello, utilizará distintas estrategias de corto plazo, hasta diríamos de cortísimo plazo. Los traders que recién se inician en las operaciones en mercados financieros, se encuentran ante la decisión entre dos estrategias muy claras: Scalping o Swing Trading. Vamos a hacer un repaso por ambas y trataremos de establecer las diferencias significativas que existen entre estas estrategias de muy corto plazo.

Swing Trading, una buena opción para los recién iniciados

Los Swing Traders son operadores de corto plazo. Generalmente siguen las tendencias más significativas y prolongadas de uno o varios activos financieros. Sus operaciones se abren y se cierran en cuestión de días, semanas y rara vez en meses.

Mientras las tendencias de los activos financieros elegidos son alcistas, el Swing Trader operará sobre éstas. Si la tendencia cambia a la baja, comenzará, seguramente, a operar en corto.

El trader que, ante el dilema de elegir Scalping o Swing Trading, eligió el Swing se apoya mucho en los análisis financieros, recurre de manera permanente a los gráficos de tendencias y se convierten en expertos en el manejo de la sucesión de Fibonacci.

Un Swing Trader sabe reconocer en sus operaciones los puntos de entrada y de salida, para hacer éstas rentables.

La estrategia del Swing Trading prioriza los rendimientos altos en pocas operaciones. Es una estrategia ideal para aquellos que recién se inician en el mundo de las operaciones financieras y deben compartir su tiempo con otras actividades. Ya que no es necesario estar, de manera permanente, frente al monitor, viendo las fluctuaciones minuto a minuto de los activos financieros.

El alocado mundo del Scalping

¿Está, usted, preparado para ser un Scalper? Ya lo veremos. Si un trader se encuentra ante la decisión de elegir su estrategia entre Scalping o Swing Trading, deberá detenerse unos instantes y ver si reúne las condiciones para una de las estrategias más desgastante del mercado.

La estrategia del Scalping está basada en las fluctuaciones menores que los distintos activos financieros tienen a lo largo de la jornada. Los Scalpers entran y salen con gran velocidad, obteniendo beneficios pequeños de una gran cantidad de operaciones que realizan desde a apertura al cierre de las operaciones.

Un scalper debe tener un excelente manejo del estrés, ya que su accionar se vuelve emocional y compulsivo. Debe aprender a balancear los beneficios y las pérdidas a lo largo de la jornada. Al realizar un número importante de operaciones durante la jornada, el scalper debe pagar comisiones cada vez que entra y cada vez que sale una operación. Por lo tanto, uno de los principales beneficiados de la estrategia del Scalping es el bróker con el cual el trader opera, ya que recibirá comisiones, no importa si el trader obtuvo un beneficio o una pérdida.

La estrategia Scalping es recomendada en aquellos activos de mucha liquidez, por eso muchos traders que utilizan esta estrategia se vuelcan al mercado Forex o de divisas. Un dato a tener en cuenta es que el scalping posee un elevado margen de error, esto debido a la gran cantidad de operaciones que se realizan en la jornada.

Hasta aquí, un pantallazo sobre dos de las más destacadas estrategias que dispone un trader. Scalping o Swing Trading, ambas deben ser consideradas en función de las condiciones personales para llevar adelante una u otra.