Toda inversión, sin importar de qué activo se trate, implica asumir un determinado nivel de riesgo. Invertir en algunos activos como bonos del Tesoro es menos riesgoso. Sin embargo, el inversor deberá conformarse con un rendimiento menor. Para aquellos inversores dispuesto a tolerar un nivel de riesgo más elevado, existe la prima de riesgo. Se trata de un concepto que escuchamos a menudo en los servicios de noticias financieras. Si usted quiere conocer cómo funciona la prima de riesgo para recompensar a inversores audaces, lo invitamos a continuar leyendo y entender más profundamente este concepto tan popular en los mercados financieros.

¿Qué es la prima de riesgo?

Pensemos en la prima de riesgo como un premio. Sí, tal cual puede leerlo. Se trata de un premio que recibe un inversor por tomar una posición en activos que implican un riesgo mayor a sus pares. Interesante. Es un concepto similar al de pagarle un plus a aquellos trabajadores que realizan tareas que pueden poner en riesgo su salud o su vida.

El concepto de riesgo es habitual en los mercados financieros. Adquirir un producto financiero implica asumir que el rendimiento puede no ser el esperado. Entonces, los inversores buscarán un cierto equilibrio entre el rendimiento esperado y el nivel de riesgo que se asume.

Si escudriñamos en los mercados, podemos encontrar activos que ofrecen mayor seguridad. Por ejemplo, los bonos del Tesoro o bonos corporativos de compañías con una situación financiera sólida. En estos casos, el rendimiento ofrecido será menor al de otros activos que exponen al inversor a un mayor riesgo.

Por lo tanto, la prima de riesgo es una compensación que se ofrece a los inversores por colocar su dinero en activos mas riesgosos ¿cómo se expresa esa prima de riesgo? En términos simples, digamos que esa prima consiste en ofrecer un mayor rendimiento. Al mismo tiempo sabemos, que ese mayor rendimiento puede estar condicionado por una incertidumbre más elevada.

El riesgo para los emisores y para los inversores

Entender la prima de riesgo para activos de renta fija es más sencillo que para aquellos valores de renta variable.

Si observamos el rendimiento de los bonos del Tesoro, tenemos una medida de un rendimiento para un activo de bajo riesgo. Otros bonos, con un nivel mayor de exposición pueden ofrecer rendimientos mayores al de los Treasury Bonds. En ese caso, la diferencia entre un rendimiento y otro es la prima de riesgo.

El inversor es premiado con un pago mayor de intereses como recompensa por la incertidumbre que provoca ese activo.

En le mercado internacional de bonos de deudas soberanas, el concepto de prima de riesgo también aplica. Aquellos países que tiene dificultades para hacer frente a sus compromisos pagan elevadas primas de riesgo. Los inversores, en estos casos, son advertidos a través de lo que se conoce como riesgo país. Un índice que permite conocer cuál es la prima de riesgo que paga una nación por sus bonos soberanos.

Para el emisor de un activo, la prima de riesgo implica siempre un costo financiero más elevado. Ese costo debe ser asumido cuando la inversión propuesta no se encuentra “bendecida” por buenas proyecciones.

Por ejemplo, una empresa emite deuda corporativa y su calificación crediticia es baja. Deberá ofrecer prima de riesgo elevada para seducir a los inversores. A su vez, esta elevación de los costos financieros podrá obstaculizar el cumplimiento de pago. El inversor deberá analizar si su inversión está bien compensada a través de la prima de riesgo.

¿Existe la prima de riesgo en el mercado de valores?

Hasta ahora, hemos comparado el rendimiento entre activos de renta fija, para hablar de prima de riesgo. Pero ¿qué ocurre con las acciones? Para cualquier persona involucrada en el movimiento de los mercados financieros, las acciones son activos de mayor riesgo. Están expuestos a las fluctuaciones del mercado y otros condicionamientos.

Para los economistas, la prima de riesgo en las acciones existe. Se puede considerar como el mayor rendimiento que otorga el mercado de valores, por encima de una tasa correspondiente a un activo libre de riesgos.

En tiempos de escasa turbulencia en los mercados, los inversores se muestran más predispuestos a asumir riesgos. Salen de los mercados seguros – bonos gubernamentales, algunas divisas – para tomar posiciones en acciones. La prima de riesgo en estos casos se expresa como una mayor compensación en cuanto a la rentabilidad.

Las proyecciones de parte de los analistas indican que, en el largo plazo, activos de riesgo como las acciones compensan a los inversores. La prima de riesgo termina beneficiando a los inversores.

En los activos de renta variable, se toma como método de cálculo para la prima de riesgo, el modelo de valoración de activos de capital (CAPM). Analizaremos esta metodología en una próxima entrega de Club de Capitales.

Evaluar el riesgo de una inversión es una labor cotidiana de un trader. Pero ¿Cómo hacerlo de la manera más adecuada? Un plan de trading debe incluir una evaluación permanente del riesgo asumido y eso solo se logra con los conocimientos necesarios. Por eso, queremos hacerlo una invitación muy especial. Si usted quiere dominar los secretos de los mercados financieros, nuestra Escuela de Trading cuenta con programas de formación que se adecuan a sus necesidades. Conozca nuestros diferentes cursos y súmese al apasionante mundo de los mercados.