Sin importar en qué tipo de instrumentos financieros usted invierta, el mercado de bonos será, siempre, una referencia obligada. La curva de rendimiento de bonos puede ser un indicador del rumbo posible de la economía. Y todos sabemos que el camino que tomará la economía de un país determinará cómo y dónde invertir. La curva de rendimiento y las tasas de interés guardan una relación muy estrecha y estas últimas son el reflejo de la salud económica y financiera. Por eso, si usted es un trader o un inversor, la correcta interpretación de los rendimientos de los bonos serán una guía para saber qué pasos deberá dar en el futuro.

¿Qué es la curva de rendimiento de bonos?

Comencemos por los conceptos básicos. Una curva de rendimiento de bonos es una representación gráfica ¿qué nos muestra? Cómo se comportan los rendimientos de los distintos títulos emitidos por el Tesoro de los Estados Unidos. Estamos hablando de Letras, Notas y Bonos. Es decir, desde el plazo más corto hasta el largo plazo.

En muchos textos usted podrá leer que se menciona a la curva de rendimiento de bonos como yield curve, su expresión en inglés.

Para una mejor comprensión, digamos que se trata de un simple gráfico cartesiano. En el eje de la ordenada (y) se colocarán los rendimientos. En el eje de la abscisa (x) se colocará el plazo de maduración (vencimiento del bono).

Los rendimientos se ordenan desde el instrumento de menor plazo hasta el de más largo plazo. recordemos que el Tesoro de los Estados Unidos emite títulos con vencimiento que van desde los 30 días hasta los 30 años.

Un gráfico con la curva de rendimiento de bonos del Tesoro se ve como en la imagen a continuación:

curva-de-rendimiento-de-bonos-del-tesoro

Curva de rendimiento de bonos del Tesoro en febrero de 2022

Los rendimientos van aumentando a medida que el bono tiene un período más extenso de maduración.

Rendimientos y tasas de interés

Es frecuente utilizar el término tasa de interés para identificar el rendimiento de bonos. Sin embargo, aunque puedan ser conceptos similares, no son iguales y corresponde diferenciarlos.

Si usted solicita un préstamo de dinero a un banco o entidad financiera, pagará una tasa de interés por el monto que le han prestado. En el sentido inverso, si usted le presta dinero a una empresa o al gobierno, se hará acreedor al derecho de recibir un interés.

En cambio, el rendimiento es la tasa de descuento que se utiliza para igualar el precio al que se cotiza el título en el mercado de bonos.

Veamos esto con un ejemplo. Si usted invierte en un bono cuyo valor nominal es de $ 10.000 y un cupón con una tasa de interés anual del 5%, todos los años recibirá $ 500. Esto será así hasta el vencimiento del bono, en cuya fecha le serán reintegrados los $ 10.000 originales.

Si el valor del título que usted compró se mantuviera inalterable en el mercado de bonos, la tasa de interés será igual a su rendimiento. Es decir, un 5%.

Ahora bien ¿Qué ocurre si en el mercado la cotización del bono está por debajo del valor nominal? Vamos a suponer que el bono está cotizando a $ 9.000. Usted seguirá recibiendo $ 500 en forma anual por el cupón. Pero estos $ 500 ya no representarán el 5% del precio de mercado del bono. Existe una fórmula sencilla para hacer el cálculo.

Rendimiento actual = (Interés del bono / Precio actual del bono) x 100

Rendimiento actual = ($ 500 / $ 9.000) x 100 = 5,55%

Usted puede observar que el rendimiento actual del bono es superior a la tasa de interés. En el caso de que la cotización del bono sea superior al valor nominal, la tasa de interés estará por encima del rendimiento.

Establecer la diferencia que existe entre el rendimiento y la tasa de interés es esencial para comprender la curva de rendimiento de bonos.

Para determinar el rendimiento de un bono o título existen diferentes métodos, algunos más complejos que otros. El más utilizado es Yield to Maturity (YTM) o Rendimiento hasta el Vencimiento.

Tasas a corto y largo plazo en la curva de rendimiento de bonos

El Tesoro de los Estados Unidos, así como las empresas y corporaciones, emiten bonos y otros instrumentos similares para tomar prestado dinero con fines específicos. Cada uno de esos títulos posee una tasa de interés que está relacionada con el plazo de vencimiento. Existen instrumentos de corto plazo y de largo plazo.

En condiciones normales de la economía, las tasas de interés para los bonos a corto plazo serán menores que para aquellos de largo plazo. Aunque no siempre esto es así. Si bien, las tasas de corto y de largo plazo guardan cierta correlación, existen situaciones cambiantes. Por momentos, las tasas de corto plazo podrían superar a las de largo plazo. esto provoca una modificación en la curva de rendimiento de bonos que veremos más adelante.

Las tasas de interés a corto plazo guardan una correlación con la tasa de fondos federales establecida por la FED.

A través de su organismo de políticas monetarias, el FOMC, la Reserva Federal fija el nivel de la tasa de referencia. Este organismo sube y baja las tasas según el estado de la economía. Una reducción de los intereses promueve el crédito, las inversiones y el consumo, favoreciendo una reactivación. Tasas de intereses más elevadas ponen un freno a la actividad económica. Se utilizan cuando la inflación comienza a ser una preocupación.

En cambio, las tasas de interés en el largo plazo son determinadas por el mercado. Esto es muy palpable en el mercado de bonos.

Cuando existen tasas a corto plazo demasiado bajas, el mercado de bonos puede inferir un futuro escenario de inflación. Es probable que las tasas a largo plazo suban como forma de compensar.

¿Cómo leer la curva de rendimiento?

Ahora que hemos hablado en extenso de tasas de interés, plazos de los bonos y rendimiento, vamos a enfocarnos en la curva de rendimiento de bonos. Cuando nos referimos a esta curva – representación gráfica – se trata de las Letras, Notas y Bonos emitidos por el Tesoro de los Estados Unidos.

Leer correctamente la curva de rendimiento permite tener más elementos para evaluar el estado de la economía.

Existen diferentes tipos de curvas de rendimiento de bonos. Cada uno de ellos nos mostrará la correlación que existe entre en la tasa de interés de corto y de largo plazo. Y, de acuerdo con la forma que adopte la curva, tendremos un panorama a futuro de lo que se espera de la economía.

Curva de rendimiento normal

Este tipo de curva de rendimiento se caracteriza por tener una pendiente ascendente. Esto indica que las tasas de interés de bonos de corto plazo son menores a los de largo plazo.

Otra característica de esta curva es que se comienza a aplanar a medida que los plazos son más extensos. Para que se comprenda, el diferencial entre una tasa para un bono a 10 años no es sustancialmente menor que para uno a 30 años.

Cuando estamos en presencia de una curva de rendimiento de bonos normal, se presupone condiciones de estabilidad. La economía del país marcha sin grandes sobresaltos. El mercado de bonos no espera alteraciones significativas.

curva-de-rendimiento-normal

Así se ve una curva de rendimiento normal

Curva pronunciada

La curva de rendimiento pronunciada posee semejanzas con la curva normal. Pero, si miramos el gráfico con detenimiento veremos que es más empinada.

Existen dos grandes diferencias entre una curva normal y una pronunciada. Los rendimientos a más largo plazo se distancian de los de menor plazo. Es decir, la curva no se estabiliza hacia la derecha, sino que se pronuncia más. La otra diferencia es que los rendimientos en este tipo de curva son más altos.

Cuando nos encontramos con este tipo de comportamiento para los rendimientos, se espera un avance positivo para la economía. Se infiere que en el futuro la inflación crecerá y demandará tasas más elevadas.

Por eso, quienes invierten en el mercado de bonos a largo plazo comienzan a reclamar mejores tasas de interés para los vencimientos largos.

curva-de-rendimiento-pronunciada

Representación gráfica de una curva de rendimiento pronunciada

Curva de rendimiento plana

En este tipo de curva de rendimiento de bonos, se observa que el gráfico es una línea casi plana. Levemente jorobada al medio. Es una indicación de que los rendimientos a corto y largo plazo son similares.

Los segmentos intermedios pueden elevarse un poco, indicando que las tasas en el mediano plazo son mayores.

La curva de rendimiento plana es una señal de incertidumbre. Este tipo puede aparecer cuando se acerca el final de un período de elevado crecimiento en la economía. La inflación es elevada y los inversores especulan con una desaceleración. El banco central podría elevar las tasas de interés para enfriar la economía.

curva-de-rendimiento-plana

Curva de rendimiento plana

Curva invertida

Una curva de rendimiento invertida es la expresión opuesta a la curva normal. Su pendiente es descendente. Esto implica que los rendimientos a corto plazo son más elevados que en el mediano y largo plazo.

No es frecuente ver una curva de rendimiento invertida, pero cuando aparecen podrían sonar las alarmas. El mercado de bonos está esperando una importante desaceleración económica. Podría ser el anuncio de una futura recesión.

curva-invertida

Esta es la representación de una curva invertida

Un indicador de la evolución de la economía

La evolución de la economía de un país es el resultado de una serie de factores macroeconómicos que influyen. La inflación, el nivel de producción industrial, el comercio exterior, las tasas de interés y el comportamiento del PIB.

En este contexto, la curva de rendimiento de bonos nos muestra una tentativa de evolución de la economía. La curva se va modificando a medida que las condiciones cambian o a la espera de un cambio. Por supuesto, la curva no es un indicador exacto ni debe esperarse de ella que nos diga cuándo y cómo se producirán los cambios.

Sin embargo, constituye una información que nos permite anticiparnos y obtener beneficios de los cambios que vendrán en el corto y mediano plazo.

Las curvas de rendimiento normales tienden a mantenerse por largo períodos de tiempo. Aunque, lo más habitual es ver curvas planas que cambian a empinadas, anticipando nuevos ciclos económicos. La curva de rendimiento invertida es menos frecuente y pueden pasar décadas antes de manifestarse.

Curva de rendimiento para inversores

Los inversores y analistas encuentran en la curva de rendimiento de bonos un aliado para sus decisiones. La posibilidad de anticiparse a cambios en los ciclos económicos permite beneficiarse de estos cambios.

Si la curva está anticipando el ingreso a un período de desaceleración económica, los inversores en acciones pueden mover su portafolio. Podrían centrarse en aquellas acciones que se mueven en positivo en esos períodos. Un ejemplo, las empresas que fabrican bienes de consumo básicos.

En cambio, si las gráficas nos muestran el ingreso a un período de altas tasas de interés, las acciones de empresas más cíclicas son una opción. Empresas de entretenimiento y los fabricantes de vehículos de alta gama son una opción.

Por supuesto que, para los inversores del mercado de bonos, la curva de rendimiento es un aporte significativo en la toma de decisiones. La evolución de los rendimientos permite intercambiar tipos de bonos de acuerdo con su plazo y tasas de interés.

Tome la curva de rendimiento de bonos como una referencia. La relación entre las tasas de interés puede variar. Pero siempre será de utilidad para inversores, traders y analistas.

Desde Club de Capitales queremos invitarlo a suscribirse a nuestras membresías de servicios de trading. Reciba a diario la mejor información de los principales mercados. Proyecciones y análisis para que pueda tomar las mejores decisiones de inversión.