OÍR ESTE ARTÍCULO

A medida que avanzamos en el conocimiento de los fondos mutuos, nos iremos dando cuenta que existe una gran variedad de ellos. Al contar con una administración activa, los fondos mutuos están expuestos a diferentes niveles de riesgo. En gran parte tendrá que ver con las decisiones y tipos de activos en los que vuelcan el dinero de los suscriptores al fondo. Algunos fondos son más seguros que otros, pero esto implica un retorno de la inversión menor. En este artículo vamos a presentarte los diversos tipos de fondos que puedes encontrar en el banco con el que operas o a través de una agencia de corretaje.

Una clasificación básica de los fondos mutuos

Una primera clasificación que podemos realizar de los fondos mutuos tiene que ver con los tipos de activos en los que invierte. Conocer esto antes de ingresar a un fondo es clave ya que podremos reconocer los niveles de riesgo que adopta y cómo lo diversifica.

Un primer grupo está integrado por los fondos de capital. Son aquellos que invierten en acciones. estos fondos buscan un fuerte crecimiento de su capital a través de la compra y ventas de activos de renta variables, en especial acciones. pueden obtener excelentes ganancias, pero al mismo tiempo aumenta el riesgo.

Los fondos de renta fija basan su estrategia de inversión en bonos. Tratan de obtener ganancias a través de los cupones de interés y de la compra y ventas de títulos en el mercado secundario, de acuerdo los rendimientos de plaza.

Por último, los fondos mutuos balanceados o equilibrados. Estos fondos mutuos basan su estrategia en la inversión combinada de acciones y bonos. Tratan de optimizar las ganancias, reduciendo el riesgo para los inversores.

La mayoría de los fondos mutuos que podemos encontrar en el mercado son variaciones de estos tres tipos que hemos visto. Pero, ahora vamos a profundizar sobre algunos tipos que podemos encontrar y cómo se adecuan para cada necesidad y capacidad de los inversores.

Fondos del mercado monetario

Este tipo específico de fondo mutuo realiza sus inversiones en títulos de deuda de corto plazo. Por lo general, lo hacen en bonos del tesoro del gobierno. Son considerados fondos muy seguros ya que el nivel de riesgo es muy bajo. Como contrapartida, el rendimiento de estos fondos mutuos es más bajo que el promedio.

Sin embargo, muchos pequeños inversores eligen este tipo de fondos ya que las posibilidades de pérdida del capital invertido son mínimas.

Fondos de ingresos

Este tipo de fondos mutuos tiene como objetivo principal que sus inversores obtengan un flujo de ingresos de manera más o menos constante. Para ello, los fondos de ingresos establecen una estrategia basada en la inversión en bonos gubernamentales y bonos corporativos de alta calidad.

De esta manera, los inversores recibirán de forma periódica los ingresos producidos por la liquidación de los cupones de intereses de esos títulos. Estos instrumentos suelen tener importantes deducciones debido a los impuestos que afrontan.

Son los elegidos por aquellos inversores que quieren darle un perfil conservador a las apuestas que realizan con su dinero. También los jubilados tienen predilección por estos fondos.

Fondos de bonos

A diferencia del tipo anterior, aquí el fondo busca beneficiar a los inversores con una política activa de compra y venta de bonos. Su estrategia principal suele estar basada en comprar bonos que se encuentran subvaluados en el mercado secundario. Posteriormente vuelven a colocarlos en el mercado secundario con una ganancia.

También es parte de la estrategia de estos fondos mutuos, invertir en bonos basura. Este tipo de bonos ofrece altos rendimientos, pero con un alto nivel de riesgo. Esta política de inversión activa en bonos resulta más rentable y con un considerable aumento del riesgo.

Fondos balanceados

A este tipo de fondos mutuos también se los conoce como fondos equilibrados. Los administradores de estos instrumentos buscan llevar adelante una estrategia que ofrezca seguridad, ingresos constantes y crecimiento del capital.

Aquí encontramos una combinación de inversiones en activos de renta fija y de renta variable. Los inversores conocen como se realiza la ponderación entre unos y otros. Por lo general, esos fondos invierten un 60% en activos de renta variable y un 40% en activos de renta fija.

Como variación a este tipo de fondo mutuo existen los que se conocen como fondos de asignación de activos. La diferencia estriba en que en estos fondos no existe una ponderación determinada y los administradores tienen total libertad para realizar las combinaciones necesarias.

Fondos de renta variable

Son los fondos mutuos más extendidos. Su estrategia de inversión consiste en la compra y venta de acciones. para ello, desarrollan diferentes consideraciones.

Existen fondos que se focalizan en acciones de alto valor de capitalización. A partir de allí van desenvolviendo sus estrategias de compra y venta. Otra estrategia es focalizarse en acciones que reúnen ciertas condiciones. Por ejemplo, índices de ganancias bajos, precios de libro también bajos, y alto rendimiento de los dividendos.

Cuentan con una administración ultra activa por lo que los costos de estos fondos suelen ser más elevados.

Como has podido ver, invertir en fondos mutuos, cualquiera sea el tipo que elijamos, requiere de un conocimiento del funcionamiento de los mercados financieros. Tu puedes comenzar a asesorar a inversores sobre la conveniencia de invertir en fondos mutuos. Nuestra Escuela de Trading cuenta con diferentes programas de formación para que puedas ingresar con fuertes fundamentos a los mercados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here